Motor - Novedades

El Mazda3 perfila virtudes

Como hace unos meses hiciese el tope de marca 6, el compacto japonés se pone al día con matices que aseguran su frescura. También recibe control vectorial de par, que permite una conducción más segura y relajada. A la venta desde 17.225 euros

La firma japonesa Mazda actualizaba hace unos meses su tope de marca (en España) 6, con matices y aportaciones tecnológicas que, de manera casi simétrica, llegan ahora al compacto 3, disponible en carrocerías berlina, de 5 puertas, y SportSedan, de 4 (500 euros más cara).

A la venta desde 17.225 euros (hasta 27.765 euros, siempre con descuentos aplicados), muestra un diseño levemente matizado en el que varían los faros (pasan a LED direccionales en opción), parrilla, paragolpes, los embellecedores de los proyectores antiniebla, llantas (de 18 pulgadas y en 2 colores)... Y estrena retrovisores con intermitencia LED incrustada o tonos de carrocería azul Eternal Blue Mica y los grises Sonic Silver y Machine Grey Premium Metallic.

Ya en el interior exhibe un volante más ergonómico, nuevos tapizados y mandos y tiradores de puertas de mayor calidad, con una presentación general excelente.

En este sentido, varía la instrumentación (diales) y la información proyectada sobre el parabrisas frente al conductor Head-up display, que es de color. Lo mismo que el diseño de la consola y el freno de mano, eléctrico por botón, en vez de la más vetusta palanca. Por cierto, los asientos mejoran mullido y sujeción lateral; el de conductor, que puede contar con reglajes motorizados, es de lo mejorcito en la categoría.

Finos y austeros

Los motores, más eficientes (desde 3,8 l/100 km), mantienen potencia y fingura general: en gasolina de 100, 120 (satisfactorio y equilibrado) y 165 CV; y en diésel con 105 y 150 CV (muy solvente).

Todos atenúan sonoridad, lo que viene a sumarse a la mayor aportación de material fonoabsorbente y a un sellado más eficaz de las puertas en toda la gama. Según variantes, el cambio es manual o automático (algo lento de reacciones con el motor de 120 CV que hemos podido conducir en las inmediaciones de Barcelona), de 6 marchas.

La marca nipona recuerda que la suspensión ha sido recalibrada para ganar confort y precisión (de por si muy buenos), mientras reduce vibraciones. Además, y como en el refrescado Mazda6, recibe G-Vectoring Control (GVC). Éste redunda de forma positiva en el guiado del coche, incluso viajando en recta, modulando la entrega de la fuerza mecánica en curva para tener que corregir menos sobre el volante. Con motores de gasolina estrena un selector para modular ciertos parámetros de marcha (acelerador, cambio automático...)

También se beneficia del equipo de seguridad i-ACTIVSENSE, como el 6, que añade una cámara de detección frontal. Es más precisa en el reconocimiento de señales y comprende reconocimiento de peatones SCBS y frenada de emergencia con detección de obstáculos, ahora con mayor alcance y rango de actuación (hasta 80 km/h o bajando la marcha yendo hasta 160 km/h).

La gama se desdobla en niveles Style y Luxury, éste con Head-up display, audio Bose, control del ángulo muerto, cámara de visión trasera, llantas de 18 pulgadas... Puede completarse con cuero de color blanco para el tapizado, faros LED, control activo de velocidad o asistente a la frenada en carretera SBS.

A tener en cuenta: las ventas arrancan con un descuentos de 1.700 euros en las versiones de gasolina (de largo, las más demandadas), y de 2.200 euros para los diésel 2.2 l.

A su vez, la opcion de financiación Promofinance añade una segunda bonificación de 1.000 euros y regalo de 5 años de mantenimiento, mientras que su alternativa Flexiopción comprende 1.000 euros de rebaja y regalo de 2-3 años de mantenimiento, con Seguridad Mazda 730 (2 años adicionales sobre garantía oficial).

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios