DS arranca su ofensiva con la apertura de pedidos para el DS 7 Crossback

El primer coche nacido, diseñado y fabricado 100% DS llega a los concesionarios a primeros de 2018 desde 31.950 euros

MadridActualizado:

DS nacía como marca independiente dentro de PSA hace tres años como una apuesta del presidente de la compañía, Carlos Tavares. Hasta esa fecha, DS era una línea de Citroën. Durante estos tres años han adaptando los vehículos que ya tenían de su pasado Citroën, pero empezaron a la vez a construir sus vehículos para el futuro, coches con ADN 100% DS.

El DS 7 Crossback, un SUV compacto, es el primero de la saga. A partir de ahora llegará cada año un nuevo automóvil hasta completar una oferta de seis modelos -3 SUV y 3 berlinas-. En otoño de 2018 verá la luz su próximo retoño DS, que será otro SUV.

El DS 7 Crossback llega a los concesionarios con 5 acabados interiores, 4 motores –dos de gasolina (225 y 180 CV) y dos diésel (180 y 130 CV)- y una importante carga tecnológica. El precio de salida es 31.950 euros (diésel de 130 CV) y el tope de gama costará 52.750 euros (gasolina de 225 CV y acabado Bastille). En 2019 llegará al mercado una versión 4x4 con motor híbrido por 62.000 euros.

Los acabados del DS llevan nombre de barrios o monumentos de París: plaza de la Bastilla, Rivoli, Ópera, performance line, Faubourg y La Première (edición limitada y exclusiva que llegará en junio de 2018).

Estará disponible en un primer momento en cuatro motorizaciones: dos motores turbo de gasolina (PureTech de 180 y PureTech de 225 CV, con la caja de cambios de 8 velocidades automática y un consumo de 5,8 litros por cada 100 km), y dos diésel con turbocompresor (BlueHDi 130 con una caja de cambios manual o BlueHDi 180 con una caja de cambios automática y menos de 5 litros por cada 100 km). En 2019 llegará el híbrido enchufable de alto rendimiento, el E-Tense 4x4, con 300 CV, su sistema de conducción con tracción a las 4 ruedas y una autonomía de 50 km en modo eléctrico (el motor E-Tense 4x4 se compone de una unidad de gasolina de 200 hp con dos motores eléctricos de 80 kW cada uno y una batería de 90 kW combinada).

Una de las características que acompaña a la línea de DS desde su lanzamiento en 1955 ha sido la suspensión (en ese momento una auténtica revolución). El nuevo modelo sigue esa estela e incorpora el DS Scan Active Suspensión, un radar que identifica (hasta 25 metros) cualquier irregularidad en el asfalto para transmitirlo de manera continua e independiente a cada uno de los cuatro amortiguadores para hacerlos más firmes o suaves.

Como opción, el usuario puede añadir el DS Conencted Pilot, un primer paso hacia la conducción autónoma, la DS Night Vision para ver durante la noche y el día. Más adelante, en 2018, podrá incorporar el DS Driver Attention Monitoring para detectar el cansancio en el conductor.

Para poder atender a los clientes, DS espera tener abiertos en España veinte concesionarios antes de final de año (400 en el mundo).