Motor - Novedades

10 claves del sostenible Hyundai IONIQ

Desde las fases iniciales de desarrollo hasta el reciclaje al final de su vida útil se beneficia de tecnologías encaminadas a respetar el medio

Hyundai explica que ya desde el comienzo del desarrollo del nuevo IONIQ primó la idea de crear un coche respetuoso con el medio que, sin embargo, fuese divertido de conducir. La versión híbrida, por ejemplo, persigue ser la más eficiente de su clase.

La marca recuerda la multitud de procesos que influyen en el impacto medioambiental de un automóvil, desde el diseño a la fabricación y comercialización, pasando por el uso en si. Es decir, no solo es cosa del gasto y las emisiones, también del impacto que determina su producción y la “huella” que deja en el planeta cuando termina su vida útil y pasa a ser reciclado. La marca coreana lo explica en 10 pasos:

1. Una plataforma que concentra esfuerzos. Hyundai ha diseñado una sola plataforma apta para modelos híbridos, híbridos enchufables y eléctricos. De hecho, es la primera marca del mundo que ofrece 3 modelos de propulsión eléctrica sobre una misma plataforma. Esto ahorra costes, tiempo y energía, y es la base ideal para que los 3 tipos de IONIQ consigan el máximo rendimiento energético.

2. Ahorro de peso. Para ajustar consumo y emisiones, lo primero es vigilar el peso. El IONIQ alcanza los máximos estándares de rigidez, resistencia y seguridad, pero con un peso contenido al usar hasta un 53% de acero avanzado de alta resistencia en la carrocería, además de aluminio en el capó y el portón trasero.

La marca coreana produce el aluminio para el IONIQ de la forma más limpia posible, para lo que ha desarrollado un método de fundición ecológica que reduce significativamente los gases nocivos generados durante el moldeado de este metal.

En diversas piezas de acero se emplea la técnica de ‘hueco-forja’, una nueva tecnología que ayuda a reducir el peso del vehículo entre el 10 y el 30% sin usar nuevos materiales.

3. La batería más sofisticada. El IONIQ disfruta de un paquete de baterías de iones de litio polímero, en vez de las más convencionales de hidruro de níquel metal, más compactas y ligeras, con un rendimiento máximo superior y menor sensibilidad al efecto 'memoria' que estos componentes sufren en las recargas.

4. Mecánicas eficientes y cambio DCT. El IONIQ se beneficia de un grupo propulsor de última generación, con un propulsor de gasolina 1.6 Kappa GDI de 105 CV/147 Nm de gran eficiencia energética, y otro eléctrico de 44 CV/170 Nm.

Ambos están asociados a una transmisión de doble embrague DCT de 6 velocidades que permite mucha vivacidad en la conducción, y reduce el consumo y emisiones un 7% respecto a una transmisión convencional. Gracias a ello, el IONIQ híbrido ofrece un consumo combinado de 3,4 l/100 km con emisiones de CO2 de solo 79 g/km (3,9 l/100 km y 92 g/km en los acabados Tecno y Style).

5. Tecnología aerodinámica. Otro enemigo del rendimiento es la resistencia del rozamiento contra el aire de un coche en movimiento. El IONIQ presume de una silueta muy aerodinámica, con un excelente coeficiente de resistencia de solo 0,24 Cd. De hecho, es uno de los automóviles más aerodinámicos del mundo, con soluciones como la parrilla de aire activa (con láminas que abren o cierran según las necesidades de refrigeración del motor). En esto también destacan el difusor aerodinámico trasero, los marcos de las molduras laterales, los bajos carenados y las llantas, de diseño específico. Incluso calza neumáticos Michelin Energy Saver de baja resistencia al avance.

6. Materiales biológicos: soja, madera, caña de azúcar… Otra característica clave del IONIQ es el uso de materiales reciclados y de biomateriales respetuosos con el medio. Por ejemplo, la cubierta interior de las puertas es de plástico reciclado combinado con un 10% de polvo de carbón de madera y piedra volcánica. Reduce peso un 20% respecto al revestimiento convencional con la misma calidad y capacidad de amortiguación de ruido.

En los plásticos blandos del interior utiliza BioTPO, con un 25% de materiales derivados de la caña de azúcar. En el revestimiento interior del techo y en las alfombrillas usa un 20% de materias primas extraídas de la caña de azúcar, lo que aumenta la calidad percibida y facilita su reciclaje al término de la vida útil del coche. Hyundai también ha trabajado en una biopintura metalizada para el IONIQ, que emplea un 13% de ingredientes extraídos del aceite de soja.

7. Diseñado para ser reciclado. Desde las fases iniciales de desarrollo de IONIQ se evaluó la facilidad de desmontaje y separación de piezas al final de su vida útil, empleando para ello modelos 3D. Los primeros prototipos fueron sometidos a una verificación digital del reciclabilidad y después se desarmaron para verificar la facilidad de desmontaje.

8. Ulsan: una planta innovadora y respetuosa con el entorno. El Hyundai IONIQ híbrido se produce en la planta de Ulsan, la que más coches produce en el mundo: uno cada 12 segundos, más de 1,5 millones al año. Como notas de interés, la planta cuenta con un departamento de paisajismo que ha plantado 590.000 árboles en los cerca de 5 millones de metros cuadrados del complejo.

Es pionera a nivel mundial y dispone de instalaciones de última generación para preservar el medio ambiente, con infraestructura para eliminar aguas residuales y la primera central de generación de energía por diferencia de presión de la industria del automóvil (produce electricidad por diferencias de presión y temperatura del vapor usado en diferentes procesos de la fábrica). Hasta cuenta con máquinas de cocer arroz para los empleados de bajo consumo energético en todas sus cafeterías y restaurantes. Todo ello ha permitido reducir en 2015 un 2,5% la emisión de gases de efecto invernadero por vehículo producido.

9. El valor del reciclaje. Hyundai cuenta con una completa estrategia de reciclaje que comienza en el diseño del vehículo y culmina en las mejoras de las plantas de reciclaje. El centro cuenta con una línea dividida en 8 procesos que permite desmantelar vehículos con hasta un 95% de tasa de reciclaje. Más de 4.000 prototipos y vehículos de pruebas se desmontan y reciclan allí cada año, con muchas de las tecnologías desarrolladas a disposición de otros usuarios.

La marca ha desarrollado un despliegue del airbag que permite reducir el tiempo invertido en su desmontaje, uno de los procesos que más minutos consume al final de la vida del vehículo. También ha ideado un descargador de baterías de iones de litio que permite su eliminación y reciclado seguros.

El fabricante emplea materiales plásticos reciclados en sus coches nuevos, sobre todo en los pasos de rueda y en recubrimientos interiores. Al mismo tiempo, ha desarrollado una tecnología para reciclar las espumas de los asientos, luego reutilizado en el aislamiento de coches nuevos y en materiales absorbentes del sonido.

10. Una corporación comprometida con el medio. Hyundai Motor ha invertido 300 millones de euros en la protección del medio ambiente en los 2 últimos años y en la optimización de sus procesos. Por ejemplo, la energía consumida en producción se ha reducido de 1,10 Mwh por vehículo a 1,07 en los 3 últimos años. En 2015 la marca ya disponía de 12 certificaciones de modelos eco-amigables; 15 de modelos reductores de los gases de efecto invernadero; y 4 de productos de baja huella de carbono.

La empresa proporciona autobuses especiales de cercanías a sus empleados y desde 2014 más del 50% de sus coches de empresa son híbridos. La planta de Ulsan suma un muelle para 3 buques de carga, lo que permite ahorrar muchos gases derivados del transporte de vehículos de la fábrica al puerto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios