Prueba de emisiones
Prueba de emisiones

Los fabricantes alertan de que el precio de los coches subirá a partir de este año por las nuevas pruebas de emisiones

La patronal europea ACEA pide a los Gobiernos que eviten que la aplicación del nuevo ciclo WLTP, a partir de julio de este año, haga que los compradores tengan que pagar más por el mismo vehículo.

El automóvil pagó 413.000 millones de euros en impuestos en 2017, un 4% más que en 2016, teniendo en cuenta tanto el IVA como el impuesto de matriculación, el impuesto de circulación y los carburantes

Actualizado:

La entrada en vigor del nuevo ciclo de medición de emisiones y consumos WLTP podría suponer un aumento del precio de los coches nuevos. La patronal europea de fabricantes de automóviles, ACEA, ha alertado hoy de ello durante la publicación de su «Tax Guide 2018», en la que analiza todos los tributos que se aplican a los automóviles en territorio europeo y su contribución a las arcas públicas.

Desde septiembre de 2017, las emisiones de CO2 de los nuevos vehículos se miden mediante el nuevo test de laboratorio WLTP, más preciso que el anterior NEDC. Por este motivo, un mismo vehículo mostrará datos de emisiones más elevadas con este nuevo procedimiento, hasta un 40% superiores, según los expertos. Los fabricantes piden que esta diferencia no tenga un impacto sobre el bolsillo de los consumidores, ya que se debe únicamente a las diferencias en el método de medición, no a cambios en el rendimiento del vehículo.

«Los gobiernos deben asegurar que la transición al WLTP no tendrá un impacto negativo en el gravámen de los automóviles», asegura el seretario general de ACEA, Erik Jonnaert. «Si no, se aumentará la carga financiera sobre los consumidores, y se producirá una confusión general».

Actualmente 20 países, entre ellos España, tienen sistemas impositivos basados en las emisiones de CO2. Por ahora, el gravámen se sigue aplicando en función de las emisiones del ciclo NEDC, y cada país decidirá cuando comenzar a utilizar el WLTP. El primero en hacerlo será dinamarca, a partir de julio de este año.

Impacto fiscal

El automóvil generó, en 2017, 413.000 millones de euros en impuestos en los principales países europeos (UE - 15), según ha publicado hoy la patronal europea de fabricantes ACEA. La cifra es un 40% superior al presupuesto total de la Unión Europea, que ascendió durante el mismo período a 292.350 millones de euros.

Los datos, recopilados en el documento «Tax Guide 2018», tienen en cuenta tanto el IVA como el impuesto de matriculación, el impuesto de circulación, tasas por el uso de carreteras y los gravámenes sobre carburantes.

«La industria del motor aporta cientos de millones de euros cada año a los gobiernos europeos, contribuyendo notablemente a la economía», asegura Erik Jonnaert, secretario general de ACEA.

La «Tax Guide» muestra notables variaciones en materia impositiva entre los diferentes estados miembros de la UE, en función de que los gravámenes se apliquen sobre su potencia, precio, peso, número de cilindros, o mediante una combinación de todos esos factores.