El Nissan Navara se desenvuelve como pez en el agua en el desierto marroquí