Motor

Jaguar presenta la réplica del clásico XKSS del 57

La marca británica fabricará las nueve unidades que se perdieron en un incendio hace casi sesenta años

La réplica del desaparecido, hasta ahora, XKSS del 57
La réplica del desaparecido, hasta ahora, XKSS del 57 - ABC

En 1957, un año después de que Jaguar creara el XKSS, una versión de carretera del D-Type que ganó en Le Mans, la compañía británica planeó construir 25 unidades para venderlas. Pero nueve de ellas, las destinadas a exportarse a Estados Unidos, se calcinaron en un incendio en la fábrica Browns Lane de Jaguar en los Midlands británicos. De modo que solo circularon en el mercado 16 de esos vehículos.

Casi sesenta años después, la marca británica ha presentado en el Salón del Automóvil de Los Ángeles el primer XKSS genuino que se ha fabricado en estas últimas décadas. Se trata de un prototipo, resultado de 18 meses de investigación, que se utilizará para la fabricación manual de las nueve réplicas que entregarán a clientes selectos a partir de 2017 por un precio superior al millón de libras.

«El XKSS es uno de los vehículos más importantes en la historia de Jaguar y nos hemos comprometido a crear una versión nueva y original que sea totalmente fiel al modelo inicial en todos los aspectos», dijo Kev Riches, ingeniero jefe de Jaguar Classic.

Estos nueve vehículos serán totalmente nuevos y tendrán los chasis de la época, recuperados de los de los XKSS originales. Para fabricar este prototipo del clásico, el equipo de ingeniería de Jaguar ha escaneado varias versiones del modelo de 1957 con el fin de confeccionar una imagen digital completa del coche, desde la carrocería hasta el chasis

La carrocería está fabricada con una aleación de magnesio, el mismo material que el clásico del 57. Para los moldes de diseño, que ya no existen, Jaguar Classic ha creado un nuevo molde personalizado a partir de las carrocerías originales de los años 50. Las carrocerías de los nueve vehículos se fabricarán sobre este modelo mediante un proceso manual de montaje en cadena.

Los bastidores de las réplicas del clásico están soldados en bronce, como se hacía con los tubos del chasis del XKSS en los años cincuenta. Los nueve vehículos también conservarán las especificaciones originales, como frenos de disco Dunlop a las cuatro ruedas con una bomba Plessey y neumáticos Dunlop con llantas remachadas de aleación de magnesio de dos piezas. El motor es el 262 CV del D-Type, con seis cilindros en línea. El propulsor incluye bloques de hierro fundido, nuevas culatas fundidas y tres carburadores Weber DC03.

En el interior, todos los elementos son idénticos a los modelos del 57, desde la madera del volante hasta los botones de metal del salpicadero del XKSS, pasando por los pespuntes de los asientos de cuero. Los únicos cambios responden a criterios de seguridad: el depósito de combustible está fabricado con materiales modernos para aguantar las especificaciones de los combustibles actuales.

Los vehículos se empezarán a construir a mano a principios de 2017. Para fabricar cada uno de los XKSS harán falta 10.000 horas de trabajo. Se trata de la segunda réplica que crea Jaguar tras los seis Lightweight E-Type que fabricaron en 2014. Jaguar Land Rover Classic tiene previsto abrir el próximo año una nueva sede mundial en Coventry (Reino Unido) con una inversión de 7,5 millones de libras.

«El programa de réplicas del XKSS pone de relieve los conocimientos punteros de Jaguar Land Rover Classic —dijo Tim Hanning, director de la división—. Reafirmamos nuestro compromiso de fomentar la pasión y el entusiasmo por el ilustre pasado de Jaguar a través de vehículos, servicios, piezas y experiencias extraordinarios».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios