¿Cómo se crea un prototipo?

Actualizado:

La creación y producción de un coche nuevo implica unos costes altísimos de millones de euros y, además, un ingente trabajo en investigación y desarrollo que las marcas no pueden asumir si no tienen muy claro que luego se va a vender, digamos que, más o menos bien.

Y aquí es donde entran los llamados showcar o prototipos que suelen verse en los diversos salones del automóvil y que sirven a las marcas para ver el grado de aceptación de esas nuevas propuestas.

En general suelen ser coches mucho más bonitos y espectaculares que lo que lo que resulta al final, porque en la mayoría de los casos suelen entrar en juego los señores del dinero que van aquilatando las opciones más espectaculares normalmente por ser más costosas.

Aunque también es verdad que cuando el coche definitivo se parece al prototipo el éxito suele estar asegurado como le pasó a Land Rover y el prototipo LRX que dio lugar al Range Rover Evoque. Un éxito rotundo.

Pero, ¿cómo se diseña, que pasos dan las marcas?

Según cuenta el Director de Diseño de Seat, Alejandro Mesonero-Romanos hablando de su última creación, el 20V20 que se presentó en el pasado Salón de Ginebra el trabajo empieza con una idea y unas hojas de papel en blanco y en este caso en una terraza frente al mar Mediterráneo como fuente de inspiración.

Ahí, en ese papel, se trazan y ha querido trazar las líneas de lo que serán los próximos Seat. La idea de lo que será la marca española los próximos años en cuestión de diseño.

Luego, un equipo de más de quince personas trabajarán alrededor de cinco meses en plasmar lo que el diseñador jefe ha dibujado, en principio sobre una estructura de arcilla a la que se le irán añadiendo todos los elementos externos.

Siempre trabajando en conjunto e incluso desplazándose en este caso cerca del mar para imaginar qué colores quieren elegir para el coche en cuestión. En el caso de esté Seat 20V20 cuentan que se crearon hasta 96 colores distintos hasta dar con el tono que reflejase esa imagen que querían dar al coche.

A su vez otro equipo trabaja en el interior del coche y se van probando, al igual que con la pintura exterior nuevos materiales para el interior. Nuevas texturas, telas y pieles son probadas para ver su aguante, su resultado será fundamental a la hora de vender el coche.

Y por la parte mecánica, prácticamente lo mismo. Equipos de ingenieros van implementando las soluciones que los respectivos departamentos van desarrollando. Las soluciones que imaginan que en unos años podrán incluir en los coches.

Y como en el caso del Range Rover parece que el 20V20 tendrá mucho que decir tanto en el primer todo camino de Seat que probablemente aparezca el año que viene como en un segundo más grande que saldría a la venta sobre el año 2020. De ahí su nombre.