Lotería de Navidad Los secretos de Doña Manolita, el Gordo de las administraciones de Madrid

Esta célebre administración, que ha tenido varias ubicaciones en la capital, fue fundada en 1904

En sus más de cien años de historia ha repartido el Gordo de la Lotería 76 veces; vende 70 millones de décimos al año

Colas en la administración de Lotería de Doña Manolita, en la calle del Carmen
Colas en la administración de Lotería de Doña Manolita, en la calle del Carmen - ISABEL PERMUY

Doña Manolita, actualmente en la madrileña calle del Carmen, es con toda seguridad la administración de Lotería más famosa de España. Nombrar su nombre es sinónimo del Sorteo de Navidad, de kilométricas colas y, sobre todo, del premio Gordo. Desde su fundación, en 1904, esconde también un ejercicio de superstición que, año tras año, la convierte en un punto de venta único.

Nació en la calle de San Bernardo, comandada por Manuela de Pablo, la popular Doña Manolita. Aunque muchas veces se ha dicho que Doña Manolita fundó la administración con sus hermanas, en la administración número 67 (su nombre burocrático) explicaron a ABC no fue así. «Ella tenía su local y después estaba otro, Hermana de Doña Manolita, en la Puerta del Sol, fundado por su hermana, como indica el nombre». Sea como fuere, en 1931, pasó a la emblemática Gran Vía, donde permaneció hasta hace cinco años, cuando se mudó a su ubicación actual. No obstante, su popularidad no obedece tanto a su situación, en pleno centro de Madrid, como a su relación con la suerte. En sus más de cien años de historia, esta administración ha vendido el Gordo de la Lotería de Navidad en 76 ocasiones.

Es tal su celebridad que ha sido empleada como un elemento literario y de inspiración para escritores y compositores. Porque a Doña Manolita, desde siempre, le acompaña una mítica especial; su sede parece el final de una peregrinación por alcanzar la suerte. Si bien desde la administración no dan números de facturación o ventas, porque da «mala suerte», se calcula que en un año puede llegar a vender alrededor de 70 millones de boletos. Pocas administraciones, tanto a nivel nacional como regional, pueden decir lo mismo.

Cartel en la administración de Doña Manolita, en 1975
Cartel en la administración de Doña Manolita, en 1975- ABC

Cualquiera que conozca lose secretos de Madrid, jugador de Lotería o no, sabe que los sueños del sorteo comienzan en Doña Manolita, aunque sea verano y el calor pese en la capital como la pata de un elefante. Acaso por su asociación con el premio Gordo, inédita en España, es habitual que las colas den la vuelta a la manzana hasta tres y cuatro meses antes de la celebración del Sorteo de la Lotería de Navidad. En agosto, con más de 35 grados, la serpiente de compradores se extiende por toda la calle del Carmen y se pierde en los esquinazos del viejo Madrid. Una vez llega el otoño, esta situación se multiplica con esperas de hasta tres horas.

Existen varias teorías para explicar por qué Doña Manolita, y no otra administración, es capaz de repartir tanta suerte. La primera y más extendida es que al vender mucho, las probabilidades de que reparta alfuno de los premios es mucho mayor. Y es cierto. Sin embargo, la pregunta inevitable es que cómo empezó todo. Aquí, fiel a la mística que rodea a la administración 67 de la capital, es que su fundadora fue a ver a la Virgen del Pilar y pasó varios décimos por su manto, lo que impregnó de fortuna a su establecimiento. El próximo 22 de diciembre seguirá escribiendo su historia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios