Enriquecerse con la lotería es altamente improbable
Enriquecerse con la lotería es altamente improbable - FOTOLIA

La Lotería de Navidad, mejor que la Once pero peor que la ruleta para ganar dinero

En los juegos de azar la casa siempre gana, pero en unos casos es más fácil que en otros conseguir una recompensa

MADRIDActualizado:

Se dice que la casa siempre gana porque, por mucho que uno tenga una racha de buena suerte, con el tiempo el casino recuperará lo perdido. A fin de cuentas, si no fuera porque los juegos están diseñados para ser injustos las casas de apuestas no podrían hacer negocio en las Vegas ni en ningún otro sitio: los sorteos están pensados para que unos pocos tengan suerte y el resto cubra los gastos. Pues bien, con la lotería, incluyendo a la Lotería de Navidad, ocurre lo mismo. En este caso se puede decir sin dudarlo que el Estado siempre gana.

De hecho, en el caso de la Lotería de Navidad hay un parámetro que indica con precisión lo justo que es este sorteo: la esperanza matemática. «Dicha medida nos dice lo que esperamos ganar comprando la Lotería de Navidad. Y, en este sorteo, la esperanza matemática está en 0.7, lo que significa que por cada 100 euros que gastemos en la lotería, esperamos ganar 70. En conclusión, “de media” esperamos perder dinero», explicó a ABC Miguel Ángel Morales, matemático y «bloggero» en Gaussianos. Esto, traducido al coste de un décimo, significa que lo normal es ganar 14 euros por cada 20 invertidos. Para la gran mayoría no será precisamente un negocio redondo.

Pero, ¿hay juegos mejores que otros para ganar algo de dinero? ¿Qué conviene más, tirar los dados, jugar a la primitiva o comprarse un décimo de la Lotería de Navidad? Hay que tener en cuenta que cuanto más fácil sea recibir un premio más bajo será este, pero, con todo, hay juegos en los que es mucho más fácil que en otros ganar un premio y recuperar la inversión.

Lo más fácil: ruleta y Blackjack

Según «Anatomía del Juego», de Miguel Córdoba Bueno, la ruleta francesa es el juego donde más fácil resulta recibir una recompensa. Con apuestas como rojo/negro o par/impar, las opciones de ganar rozan el 47 %. Otro juego muy amigable es el Blackjack, donde estas probabilidades están en torno al 40 %.

Es cierto que la recompensa es nimia, pero las máquinas tragamonedas son también un medio relativamente fácil, dentro de la injusticia de su diseño, de recibir premio. En estas, las probabilidades de ganar rondan el 20 %.

Bastante difícil: Lotería de Navidad y del Niño

Otros juegos ofrecen mucho más dinero en sus recompensas pero, a cambio, se blindan con unas probabilidades mucho más bajas para el participante. Una de estos es la Lotería del Niño, un sorteo donde las probabilidades de ganar algo rondan el 8 %, mientras la de que nos toque el Gordo es del 0,001 %.

La Lotería de Navidad pone las cosas un poco más difíciles. Aunque comparte la probabilidad de que te toque el Gordo, el 0,00001 %, en este sorteo la probabilidad de ganar un premio y recuperar lo invertido es del 5 %.

Sin embargo, la probabilidad de ganar algo decente viene marcada por las opciones de ser agraciado con alguno de los 19 premios que van de los 400.000 euros por décimo del gordo a los 960 por décimo de las aproximaciones al tercer premio: la probabilidad de que toque alguno de ellos es del 0,019 %. Por eso quizás lo más sensato es gastarse los veinte euros del décimo en un libro.

Muy difícil: Primitiva y Once

Lo cierto es que hay sorteos donde ganar dinero es aún más improbable. Es el caso, por ejemplo, del sorteo de la Primitiva, que ofrece unas probabilidades de ganar cercanas al 2 %. La Lotería de la Once lo pone más difícil: si la Lotería de Navidad destina a premios el 70% de lo que recauda, en la Once este número es del 50%. Si en la Lotería de Navidad hay 100.000 números, en la de la Once hay 600.000. En este sorteo, la probabilidad de ganar dinero ronda el 1 %, cinco veces menos que en la Lotería de Navidad.

Si lo que interesan son los mayores premios, se puede optar por el Euromillón, que acumula un bote de hasta 162 millones de euros. Por desgracia, la probabilidad de que te toque al comprar un número es de 1 entre 76.275.360, lo que ronda el 0,000001 % de probabilidad de ser agraciado.