Enric Benavent (Latino de Hispalis) y Gonzalo de Castro (Max Estrella) en una escena de «Luces de Bohemia»
Enric Benavent (Latino de Hispalis) y Gonzalo de Castro (Max Estrella) en una escena de «Luces de Bohemia» - CDN

Lotería de NavidadLa Lotería, convertida en esperpento

Valle-Inclán reflejó en «Luces de bohemia», su gran obra maestra, la importancia del sorteo en la sociedad española de su época

MadridActualizado:

Ramón María del Valle-Inclán llevó la Lotería Nacional a las tablas en su gran obra maestra, «Luces de Bohemia» publicada por entregas en 1924, y de forma definitiva en 1924; es una prueba de la importancia que tenía el sorteo en el tejido social de la España de principios de siglo.

En la obra, Max Estrella, el protagonista, compra un décimo de lotería; para poder pagar las «tres melopeas» que le piden por él, se ve obligado a empeñar su capa. Tras la muerte de Max Estrella, su inseparable Latino de Hispalis cobra el décimo, que ha sido premiado.

En este diálogo aparece por primera vez el décimo:

«Enriqueta LA PISA BIEN, una mozuela golfa, revenida de un ojo, periodista y florista, levantaba el cortinillo de verde sarga, sobre su endrina cabeza, adornada de peines gitanos.

LA PISA BIEN.- ¡La vara de nardos! ¡La vara de nardos! Don Max, traigo para usted un memorial de mi mamá: Está enferma y necesita la luz del décimo que le ha fiado.

MAX.- Le devuelves el décimo y le dices que se vaya al infierno.

LA PISA BIEN.-De su parte, caballero. ¿Manda usted algo más?

El ciego saca una vieja cartera, y tanteando los papeles con aire vago, extrae el décimo de la loterÌa y lo arroja sobre la mesa: Queda abierto entre los vasos de vino, mostrando el número bajo el parpadeo azul del acetileno, LA PISA BIEN se apresura a echarle la zarpa.

DON LATINO.- ¡Ese número sale premiado!

LA PISA BIEN.- Don Max desprecia el dinero.

EL CHICO DE LA TABERNA.- No le deje usted irse, Don Max.

MAX .- Niño, yo hago lo que me da la gana. Pídele para mí la petaca al amo.

EL CHICO DE LA TABERNA.- Don Max, es un capicúa de sietes y cincos.

LA PISA BIEN.- ¡Que tiene premio, no falla! Pero es menester apoquinar tres melopeas, y este caballero está afónico. Caballero, me retiro saludándole. Si quiere usted un nardo, se lo regalo.

MAX .- Estáte ahí.

LA PISA BIEN.- Me espera un cabrito viudo.

MIAX.- Que se aguante. Niño, ve a colgarme la capa.

LA PISA BIEN.- Por esa pañosa no dan ni los buenos días. Pídale usted las tres beatas a Pica Lagartos.

EL CHICO DE LA TABERNA.- Si usted le da coba, las tiene en la mano. Dice que es usted el segundo Castelar.

MAX .- Dobla la capa y ahueca.

EL CHICO DE LA TABERNA.- ¿Qué pido?

MAX .- Toma lo que quieran darte.

LA PISA BIEN.- ¡Si no la reciben!

DON LATINO.-Calla, mala sombra.

MAX .- Niño, huye veloz.

EL CHICO DE LA TABERNA Como la corza herida, Don Max.

MAX .- Eres un clásico.

LA PISA BIEN.- Si no te admiten la prenda, dices que es de un poeta.

DON LATINO.- El primer poeta de España.

EL BORRACHO.- ¡Cráneo previlegiado!»