Lotería de Navidad 2016

Decálogo del perfecto supersticioso: las costumbres que rodean a la Lotería de Navidad

Si uno cree que está en su mano atraer a la suerte, se multiplican las tareas

Una mujer pasa su décimo por el lomo del gato negro de la administración del mismo nombre en Sevilla
Una mujer pasa su décimo por el lomo del gato negro de la administración del mismo nombre en Sevilla - RAÚL DOBLADO

Comprar un décimo de Lotería de Navidad y esperar a ver si por azar resulta premiado el 22 de diciembre se antoja fácil... si no se es supersticioso. Si uno cree que está en su mano atraer a la suerte o ayudar de alguna forma a que ésta le sonría, las «obligaciones» se multiplican. Éstas son algunos de las costumbres más extendidas que no podrá obviar:

1. Buscará su número. Un perfecto supersticioso no acepta un décimo regalado «porque entonces es seguro que no toca» y tampoco compra cualquier décimo. Elige cuidadosamente los dígitos «con más posibilidades» bien porque su terminación ha resultado agraciada en más ocasiones, porque ha soñado con ese número o porque coincide con fechas señaladas en su vida (cumpleaños, aniversarios...) o destacadas del año por tratarse de una victoria deportiva, un suceso relevante o la muerte de algún famoso.

2. Escogerá un número que parezca aleatorio, evitando los números capicúa o números con dígitos repetidos.

3. Será fiel a esos dígitos que escogió hace años o heredó de algún familiar ante la creencia que tarde o temprano le tocará o por temor a que justo resulte premiado si no lo ha comprado.

4. Elegirá dónde comprar el décimo, a poder ser en la misma administración que ha repartido algún Gordo porque la suerte, eso cree, puede volver a repetirse. Incluso puede que se desplace hasta el escenario de alguna desgracia por si la diosa Fortuna recompensa su dolor.

5. Se colocará en la cola para comprar el décimo a la izquierda si el día es impar y en la derecha, si es par y si lleva bolso o monedero, se cuidará mucho de apoyarlo en el suelo porque «se pierde dinero»

6. Entrará a la administración con el pie izquierdo y se asegurará de que el lotero le entregue el décimo con la mano derecha y boca abajo, con los números tapados. Dicen que da mala suerte decir cifras o ver el número y piden a los loteros que no se los enseñen.

7. Pasará el décimo por el vientre de una embarazada, la chepa de un jorobado o la cabeza de un calvo por aquello de que tienen formas circulares como el bombo del Sorteo. Hay quien también lo intenta sobre el lomo de un gato negro.

8. Acompañará al décimo con algún amuleto o bien una rama de perejil, una vela amarilla, monedas, una cinta blanca o azul, una herradura o cualquier otro símbolo de buena ventura si lo guarda en casa y lo colocará junto a alguna estampita o figura de algún santo, como San Pancracio

9. Llevará una moneda de oro junto al décimo si lo lleva en la cartera, o un alfiler en la chaqueta el día del Sorteo. Hay quien también se guarda una llave de hierro antigua en el bolso.

10. Esconderá monedas por los rincones de la casa por eso de que «el dinero atrae al dinero» y evitará cualquier acción que pueda conllevar mala suerte, como pasar por debajo de una escalera, cruzarse con un gato negro...

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios