Sarah Mullally se convierte en la primera mujer obispa de Londres

Se llama Sarah Bowser Mullally. Tiene 55 años, está casada, con dos hijos y se acaba de convertir...

Actualizado:

Se llama Sarah Bowser Mullally. Tiene 55 años, está casada, con dos hijos y se acaba de convertir en la primera mujer obispa de Londres.Solo han pasado tres años desde que las mujeres conquistaran el derecho a acceder a la alta jerarquía anglicana. Y no sin complicaciones."Soy muy respetuosa con aquellos que por razones teológicas no pueden aceptar mi papel como sacerdote o como obispa"Se convierte así en la tercera dentro del escalafón anglicano, solo por debajo de los obispos de York y de Canterbury. Y gracias a ello, desempeñará también un papel en el parlamento británico."Fue una sorpresa, pero en realidad estoy encantada. He vivido y trabajado en Londres durante 32 años, así que tengo la sensación de volver a casa".Porque ella fue durante 16 años jefa de enfermería en la sanidad pública británica. Hasta que dio un giro a su vida en 2001, estudió teología y fue ordenada como diacona.Ahora con su ejemplo abre camino para que, quién sabe, el anglicanismo esté algún día liderado por una mujer.