ANIVERSARIO 11-S

La Zona Cero de Nueva York resurge pero no olvida a sus víctimas de las Torres Gemelas

Clinton y Trump no hacen este día campaña electoral

Momento en el que impacta el segundo avión en las Torres Gemelas en la mayor masacre de la historia
Momento en el que impacta el segundo avión en las Torres Gemelas en la mayor masacre de la historia - REUTERS
JAVIER ANSORENA Corresponsal En Nueva York - Actualizado: Guardado en:

Cada año que pasa, la rabia y el dolor ocupan menos espacio en los aniversarios de los atentados del 11 de septiembre de 2001. La ciudad absorbe y expulsa habitantes a un ritmo frenético, y muchos de los que hoy se consideran neoyorquinos no vivieron la tragedia en primera persona. Cada aniversario, los homenajes pasan un poco más desapercibidos, con menos protagonismo en los medios, envueltos en la actividad frenética del inicio de curso en Nueva York.

La memoria de los atentados, sin embargo, está asegurada en lo que fue la Zona Cero. Nunca faltan flores en las fuentes excavadas en la huella que dejaron las Torres Gemelas y el museo subterráneo, donde también reposan los restos no identificados de cientos de víctimas, ha pasado el umbral de los cinco millones de visitas desde su apertura en mayo de 2014. El año pasado, 23 millones de visitantes acudieron a la plaza del memorial.

Hoy se cumple un aniversario redondo –quince años– en medio de una fuerte tensión política por la campaña presidencial, y eso lo hace especial. Como ocurrió en anteriores citas electorales, Hillary Clinton y Donald Trump se comprometieron esta semana a no hacer campaña durante la jornada y no emitir anuncios. Ambos candidatos tienen una relación directa con Nueva York. Aquí nació, creció e hizo fortuna el candidato republicano.

Clinton se estableció en la Gran Manzana tras las presidencias de su marido, Bill Clinton, y pronto lanzó su carrera política como senadora por Nueva York. Llevaba poco más de nueve meses en el cargo la mañana con el cielo azul puro en la que los aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas. Su primera visita a la Zona Cero fue el 12 de septiembre. Una de sus grandes batallas como senadora fue pelear por las indemnizaciones a los trabajadores contaminados tras la tragedia.

Clinton ha confirmado que estará en la ceremonia de esta mañana en el memorial del 11S. Trump no lo ha hecho, pero no extrañaría que hiciera una aparición. Lo que parece complicado es que den la imagen de unidad que mostraron John McCain y Barack Obama el 11 de septiembre de 2008, entonces candidatos republicano y demócrata a la Casa Blanca. En medio de una campaña presidencial de alto voltaje, Obama y McCain se dieron una tregua y atravesaron juntos, casi en soledad, una pasarela sobre las obras de reconstrucción de la Zona Cero.

Clinton y Trump vienen de una semana dominada por intercambios sobre seguridad, una preocupación que se refresca en la mente de todo estadounidense cada 11 de septiembre. Cada año que pasa, la rabia y el dolor ocupan menos espacio en los aniversarios de los atentados del 11-S. La ciudad absorbe y expulsa habitantes a un ritmo frenético, y muchos de los que hoy se consideran neoyorquinos no vivieron la tragedia en primera persona. Cada aniversario, los homenajes pasan un poco más desapercibidos, con menos protagonismo en los medios, envueltos en la actividad frenética del inicio de curso en Nueva York.

La memoria de los atentados, sin embargo, está asegurada en lo que fue la Zona Cero. Nunca faltan flores en las fuentes excavadas en la huella que dejaron las Torres Gemelas y el museo subterráneo, donde también reposan los restos no identificados de cientos de víctimas, ha pasado el umbral de los cinco millones de visitas desde su apertura en mayo de 2014. El año pasado, 23 millones de visitantes acudieron a la plaza del memorial.

Hoy se cumple un aniversario redondo –quince años– en medio de una fuerte tensión política por la campaña presidencial, y eso lo hace especial. Como ocurrió en anteriores citas electorales, Hillary Clinton y Donald Trump se comprometieron esta semana a no hacer campaña durante la jornada y no emitir anuncios. Ambos candidatos tienen una relación directa con Nueva York. Aquí nació, creció e hizo fortuna el candidato republicano.

Clinton se estableció en la Gran Manzana tras las presidencias de su marido, Bill Clinton, y pronto lanzó su carrera política como senadora por Nueva York. Llevaba poco más de nueve meses en el cargo la mañana con el cielo azul puro en la que los aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas. Su primera visita a la Zona Cero fue el 12 de septiembre. Una de sus grandes batallas como senadora fue pelear por las indemnizaciones a los trabajadores contaminados tras la tragedia.

Clinton ha confirmado que estará en la ceremonia de esta mañana en el memorial del 11S. Trump también acudirá, según confirmó anoche Ap. Lo que parece complicado es que den la imagen de unidad que mostraron John McCain y Barack Obama el 11 de septiembre de 2008, entonces candidatos republicano y demócrata a la Casa Blanca. En medio de una campaña presidencial de alto voltaje, Obama y McCain se dieron una tregua y atravesaron juntos, casi en soledad, una pasarela sobre las obras de reconstrucción de la Zona Cero. Clinton y Trump vienen de una semana dominada por intercambios sobre seguridad, una preocupación que se refresca en la mente de todo estadounidense cada 11 de septiembre.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios