El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en su discurso de este viernes en Caracas
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en su discurso de este viernes en Caracas - REUTERS

Venezuela validará del 20 al 24 de junio las firmas del revocatorio de Maduro

Es la primera fase del referéndum que debería concluir en octubre sin más retrasos

CORRESPONSAL EN CARACASActualizado:

La presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, ha anunciado que la validación de las firmas será entre el 20 y 24 de junio en las entidades regionales que estarán habilitadas para recibir a los 1,3 millones de electores admitidos que suscribieron las planillas para activar el referéndum revocatorio del presidente Nicolás Maduro.

Ha llamado la atención que la titular del CNE, de tendencia oficialista, en ningún momento ha mencionado el revocatorio contra el mandatario sino como el «proceso» para la validación de firmas, pero si ha advirtido que si surgía violencia en el camino «se suspendería el proceso hasta que volviera la normalidad y tranquilidad».

«Cualquier agresión conllevará a la suspensión inmediata del proceso hasta que se restablezca la normalidad», ha afirmado sin mencionar la que sufrieron 40 diputados este jueves, especialmente Julio Borges, jefe de la fracción opositora, que tuvo que ser operado por una fractura del tabique nasal, debida al golpe que le propinó un chavista en las puertas del CNE.

Hasta ahora, los hechos violentos han sido generados por los grupos chavistas que han estado torpedeando a los opositores que protestan contra el CNE y le exigen celeridad en el proceso. El pasado mes de mayo consignaron al CNE las listas con 1,9 millón de firmas cuando lo requerido es el 1% del padrón electoral que son 195.000.

Lucena ha afirmado que fueron admitidas solo 1.352.052 de las firmas del referéndum revocatorio para ser validadas. Ha añadido que fueron desechadas más de 600.000 rúbricas por diversas irregularidades como la de presentar 10.000 fallecidos y carnets de identidad falsos.

En esta primera fase de validación, los firmantes tendrán la oportunidad de ratificar sus rúbricas con su huella dactilar en la región donde vota o por el contrario retirar su intención de voto con una planilla electrónica del CNE. Esto último ha sido criticado porque intimida o es un chantaje a los empleados públicos que firmaron.

Una vez cumplida la validación de las firmas en la primera etapa, la consulta entrará a su segunda fase que es la recolección del 20% de las firmas, cerca de 4 millones de firmas, que podría ser en agosto para convocar en definitiva el referéndum en octubre próximo.

Uno de los electores ha comentado a ABC, con cierto alivio por la fecha anunciada por Lucena, que este revocatorio «nos ha costado sangre, sudor y lágrimas».