Familiares de desaparecidos excavan buscando restos en el estado de Guerrero
Familiares de desaparecidos excavan buscando restos en el estado de Guerrero - REUTERS
MÉXICO

«Vamos a seguir rastreando y exhumando cuerpos sin nombre»

Este martes, 16 de enero, entra en vigor la nueva ley de Desaparicón Forzada en México, que ha tardado dos años y medio en ser elaboradora por el Gobierno de Peña Nieto con ayuda de las familias

Actualizado:

Entre los puntos más urgentes que las familias quieren incorporar a la nueva ley de Desapariciones Forzadas, aprobada el pasado mes de octubre y que entrará en vigor el 16 de enero, se encuentra la creación de un registro de identificación y exhumación de cuerpos a nivel nacional, algo que ya existe desde hace dos años en el estado de Coahuila.

«En los 32 estados del país hay fosas comunes donde los gobiernos estatales avientan los muertos del crimen organizado sin identificar. En Coahuila hay más de 500 cuerpos sin identificar, y estamos seguros de que muchos de ellos son nuestros desaparecidos», afirma Yolanda Morán, que detalla las diferencias que existen entre las fosas comunes de unos estados a otros.

«En Veracruz se están encontrado cuerpos enteros, mientras que en Coahuila se han encontrado miles de fragmentos, pues los Zeta [unos de los cárteles más sanguinarios] tenían una técnica para deshacer los cuerpos...», explica. «Todas las familias del Movimiento estamos trabajando para que se identifiquen los cuerpos, aunque –recuerda– en una ocasión, en la PGR (Procuraduría General de la República), nos dijeron que dejáramos de escarbar, que no había presupuesto ni para identificar ni para tener los cuerpos en algún refrigerador, ni para personal que haga este trabajo... ¡Cómo no vamos a hacerlo si son nuestros hijos!», reclama Yolanda. «Vamos a seguir rastreando, exhumando cuerpos sin nombre y exigiendo su identificación. Esto lo venimos haciendo desde hace dos años en Coahuila, y ahora lo haremos con esta ley, que necesitábamos».

Yolanda Morán, armada con este nuevo instrumento, seguirá en su lucha buscando a Dan Jamereel. «La esperanza de una madre nunca muere. Nunca perdemos la fe de encontrar a nuestros hijos vivos, si en el andar encontramos otra situación... Nuestra misión es encontrarlos, y por eso nos mantenemos firmes, y nos unimos. Y no vamos a desfallecer».