Hollande se ha desplazado hasta el lugar del ataque - AFP

Hollande, tras el ataque a la iglesia de Normandía: «Nos han declarado la guerra»

Valls ha pedido hacer «bloque» tras el atentado mientras que Sarkozy ha abogado por «cambiar profundamente la política antiterrorista» y Le Pen ha condenado el ataque yihadista

El presidente francés, que ha hablado abiertamente de «atentado», se ha desplazado hasta la zona y se ha reunido con la familia del sacerdote asesinado y con los rehenes que fueron retenidos durante cerca de una hora

Actualizado:

El presidente francés, François Hollande, aseguró ayer que los dos autores de la toma de rehenes en una iglesia de Saint Etienne du Rouvray, junto a la ciudad normanda de Ruán, eran «terroristas que reivindicaron pertenecer a Daesh». Minutos después, la propia organización terrorista reclamaba su autoría.

Los dos terroristas degollaron «en un asesinato cobarde» al sacerdote de la parroquia e hirieron a dos personas, una de las cuales se halla muy grave, señaló en una declaración a la prensa tras llegar al lugar de los hechos, en la periferia de su ciudad natal de Ruán. De acuerdo con testigos citados por medios franceses, los dos asaltantes gritaron «Alahu akbar» («Dios es el más grande») durante su ataque antes de ser abatidos por disparos de la policía.

Hollande se reunió con la familia del sacerdote y con los rehenes que fueron retenidos durante cerca de una hora en la iglesia, quienes le manifestaron su «dolor, pero también su voluntad de entender». El presidente agradeció la rapidez de las fuerzas de seguridad, que «intervinieron en un plazo extremadamente corto», lo que, a su juicio, evitó más muertes.

Hollande recordó que la amenaza «sigue siendo muy elevada», porque su país está ante una organización que le ha declarado una «guerra que hay que librar por todos los medios, pero respetando las leyes». «Lo que quieren hacer estos terroristas es dividirnos», dijo, antes de recordar que, junto a Francia, países como Alemania u otros también están amenazados.

El primer ministro de Francia, Manuel Valls, ha condenado también el ataque y ha llamado a «hacer bloque» frente a este incidente, que ha concluido con la muerte de tres personas --entre ellos los dos asaltantes-- y un herido crítico. Valls ha lamentado el «horror» de este ataque en Saint-Etienne-du-Rouvray. «Toda Francia y todos los católicos están afectados. Haremos bloque», ha escrito el primer ministro en su cuenta de Twitter.

El expresidente de Francia y jefe de la oposición conservadora, Nicolas Sarkozy, reclamó un cambio en profundidad en la acción antiterrorista, tras el atentado yihadista contra una iglesia en Normandía, y dijo que hace falta una lucha «implacable» ante un enemigo que no tiene reparos.

«Tenemos que ser implacables. Las argucias legales, las precauciones, los contextos de una acción incompleta no son admisibles», subrayó Sarkozy en una declaración desde la sede de su partido, Los Republicanos.

Tras referirse al ataque de ayer , «en condiciones particularmente inhumanas», el líder conservador consideró que «esta situación debe conducirnos a la mayor lucidez y a entender que debemos cambiar profundamente la dimensión y la estrategia de nuestra respuesta».

«Nuestro enemigo -añadió- no tiene tabúes, límites, moral, ni fronteras. Tenemos que ser implacables». Sarkozy pidió al Gobierno que aplique «todas las propuestas» que ha presentado en los últimos meses, y que lo haga «sin dilación».

El expresidente francés ha coincidido en su valoración con Hollande: «Es la guerra y no hay otra opción que llevarla a cabo y ganarla»,.

La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, también ha condenado el ataque en redes sociales y ya ha apuntado a un posible trasfondo yihadista: «El "modus operandi" hace temer evidentemente un nuevo atentado de terroristas islamistas».