Internacional

Uribe rechaza el nuevo acuerdo entre el Gobierno colombiano y las FARC

El ex presidente considera que es «un retoque» del texto rechazado por los colombianos en el plebiscito del 2 de octubre

El jefe negociador del Gobierno niega que se ofreciera la posibilidad de revisar el acuerdo antes de cerrarlo con la guerrilla

El ex presidente colombiano Álvaro Uribe, en una imagen reciente tomada en Miami
El ex presidente colombiano Álvaro Uribe, en una imagen reciente tomada en Miami - Efe
Manuel Trillo - @manueltrillo Madrid - Actualizado: Guardado en:

El ex presidente de Colombia Álvaro Uribe ha rechazado el nuevo acuerdo de paz entre el Gobierno del país sudamericano y las FARC. En un comunicado fechado este lunes y leído por Uribe junto a otros partidarios del «no» en el plebiscito del pasado 2 de octubre y víctimas de la guerrilla, el predecesor de Juan Manuel Santos en el Palacio de Nariño pide «un Acuerdo Nacional para introducir unas modificaciones al acuerdo ajustado entre el Gobierno y la FARC», aunque asegura que el Ejecutivo se ha negado ya.

El rechazo de Uribe se une al de Andrés Pastrana, el otro antiguo presidente colombiano que se opuso al acuerdo de paz en la campaña para la consulta popular y que se saldó con un rechazo al texto sometido a votación.

Tras el plebiscito, tanto Uribe como Pastrana hicieron llegar al Gobierno sus propuestas. Según el jefe de los negociadores, Humberto de la Calle, el 80% de las sugerencias de los partidarios del «no» se integraron en el nuevo texto del acuerdo, anunciado el pasado 12 de noviembre y dado a conocer en su integridad dos días después.

El ex presidente pidió, sin embargo, que no se diera por cerrado hasta que los impulsores del «no» lo hubieran podido examinar, algo a lo que se negó De la Calle, que lo consideró el texto «definitivo».

Para Álvaro Uribe y quienes le arroparon en la lectura del comunicado, entre los «temas sustanciales» que deberían incorporarse al nuevo documento pactado con la guerrilla figuran:

-Normas de impunidad y órganos de justicia.

-No elegibilidad mientras se cumplen penas.

-Eliminar el narcotráfico como conexo al delito político.

-Asegurar que no haya interpretaciones de Bloque de Constitucionalidad o de Supraconstitucionalidad, esto es, que el Acuerdo no entre a la Constitución.

-Encontrar una solución humanitaria a los familiares de los secuestrados, y garantizar la liberación de los niños.

-Garantizar los derechos de la mujer sin confusiones derivadas del enfoque de género.

-Atender las preocupaciones de los integrantes de las Fuerzas Armadas, que requieren la más próxima libertad y el derecho de buscar la restitución de la honra.

«Insistimos en un Acuerdo Nacional para introducir unas modificaciones al acuerdo ajustado entre el Gobierno y la FARC»Álvaro Uribe, senador y ex presidente de Colombia

Según Uribe, el Gobierno les ha dicho que «estos temas no son revisables» y que solo «propone un Acuerdo de Implementación en el Congreso, que no permitiría modificar los anteriores aspectos, fundamentales para el presente y futuro de nuestra democracia». «Nuestra insistencia en el Acuerdo Nacional debería incluir a los partidos, a la Justicia, al Vicepresidente de la República, a la reserva activa de las Fuerzas Armadas, y a los diversos sectores sociales y religiosos», señala.

El ex presidente reconoce puntos en los que ha habido avances y algunos en los que podría haber ajustes en el Congreso. Sin embargo, añade, «sin las reformas de los temas enumerados, el acuerdo de Gobierno y FARC, es apenas un retoque del acuerdo rechazado por los ciudadanos».

Disposición al diálogo

Uribe reitera su «disposición de ayudar a la adopción de las medidas que mantengan y consoliden el cese de violencia con FARC, y den protección a sus integrantes» y a «dialogar con el Gobierno y la FARC sobre las modificaciones en los temas referidos», para lo que propone «aprovechar la presencia en Bogotá de los líderes de la FARC».

También considera fundamental que, como se hizo con el acuerdo inicial, la «refrendación del pueblo colombiano, sobre la totalidad del Acuerdo entre FARC y Gobierno, o sobre los puntos referidos de desacuerdo».

Por su parte, el jefe del equipo negociador del Gobierno emitió otro comunicado en el que negó que se ofreciera a los partidarios del «no» la posibilidad de revisar el acuerdo antes de darlo por cerrado. Según De la Calle, desde que se conocieron los resultados del plebiscito el presidente dio instrucciones para iniciar un proceso de diálogo con los principales detractores del acuerdo para «escuchar sus inquietudes y recibir sus propuestas de cambios y ajustes para lograr un mejor acuerdo de paz con las Farc», sin que en ningún momento el Gobierno se comprometiera a modificar el texto una vez cerradas las negociaciones con la guerrilla.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios