Internacional

«Tuve que escapar de Turquía para evitar la tortura y salvar a mi familia»

Selim Isik, nombre ficticio, es un periodista gülenista que tuvo que abandonar su país al ser incluido en la lista de los terroristas más buscados tras el fallido golpe de Estado

Este año se han sucedido las protestas contra el arresto de periodistas y el cierre de medios acusados de ser seguidores de Fetula Gülen
Este año se han sucedido las protestas contra el arresto de periodistas y el cierre de medios acusados de ser seguidores de Fetula Gülen

Selim Isik (nombre falso) trabajaba como periodista en un periódico gülenista (seguidores del clérigo Fetula Gülen, a quien Erdogan acusa de organizar el golpe). Iba a casarse, pero debió cambiar de planes y preparar su huida.

¿Cuándo decidió huir de su casa?

Desde el primer momento Erdogan dijo que los principales responsables eran los gülenistas. Incluso antes de que emitieran la orden de arresto, me deshice de todo: los libros de Gülen, los discos duros… Pocos días después del golpe cogí una bolsa y me fui sin avisar a mi madre. Entonces llegó la orden de arresto. A través de las noticias vi que la mitad de los periodistas incluidos en la orden fueron detenidos.

¿Cuánto tiempo estuvo escondido en Turquía?

Ciento catorce días. Cambié de sitio varias veces, casas de amigos y conocidos. Me preparé bien para sobrevivir. Me puse unas obligaciones: hacer ejercicio, leer, comer bien. Si la depresión aumenta, es fácil empezar a pensar en suicidarse. Algunos lo han hecho. Piensas constantemente que va a aparecer la policía. Por eso decidí salir del país. El estrés era insoportable. Mis amigos me contaban casos de tortura y, además, mi presencia en el país ponía en peligro a mi familia.

¿Cómo salió de Turquía?

Tenía contacto con sirios, de mis días de periodista, quienes me dijeron que podía intentar salir del país como un refugiado. Era muy peligroso, pero estaba decidido. Eso sí, necesitaba más dinero. Me lo había gastado todo en los preparativos de la boda. Vendí los muebles y amigos en el extranjero también me prestaron dinero.

¿Mantiene contacto con su familia?

Hace poco despidieron a mi hermana y a su marido. Temiéndose lo peor también se han escondido, pero no tienen a dónde ir. Mi prometida ha hecho lo mismo. Hace días hubo otra redada en mi casa y les intento ayudar a venir aquí. Yo he escapado, pero muchos otros no. Por un lado, trato de construir una vida nueva aquí y, por otra, ayudar a mis amigos.

¿Qué siente cuando lee en los medios turcos que las personas vinculadas a Gülen, como usted, son terroristas?

Yo sé muy bien que no soy un terrorista. Sé que tendrán que pasar varios años para poder volver a mi país porque mi nombre se ha publicado en las listas de terroristas más buscados. Ahora mi vida ha cambiado por completo. Me iba a casar y ahora ni siquiera me puedo reunir con mi prometida. Y mucha gente ha tenido que abandonar el país como yo. Gente con una muy buena formación académica. En un campamento de refugiados en Grecia conocí a un turco con un máster en Estados Unidos y un doctorado en Japón. Por el camino he conocido muchos casos similares. ¿Por qué un Gobierno hace eso contra su propio país?».

Toda la actualidad en portada

comentarios