Donald Tusk, durante su intervención en el Parlamento Europeo
Donald Tusk, durante su intervención en el Parlamento Europeo - AFP

Tusk, sobre una vuelta atrás en el Brexit: «Nuestros corazones siguen abiertos a los británicos»

El presidente del Consejo Europeo insiste en que Londres aún puede cambiar de rumbo respecto a la salida de la UE

ESTRASBURGOActualizado:

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, y el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, han asegurado que la UE a 27 "sigue abierta" a revertir el Brexit si los británicos cambian de opinión sobre la decisión de abandonar el bloque comunitario. "Nosotros, en el continente, no hemos cambiado de parecer. Nuestros corazones siguen abiertos para vosotros (los británicos)", ha defendido Tusk en un debate en el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), sobre la cumbre europea de diciembre en la que se dio paso a la segunda fase de las negociaciones sobre el divorcio.

Para apoyar su mensaje a Reino Unido, el presidente del Consejo ha recordado una frase del negociador del Gobierno británico para el Brexit, David Davis, quien dijo en una ocasión: "Si una democracia no puede cambiar de opinión, deja de ser una democracia". Tusk ha añadido que si el Gobierno de Theresa May se mantiene en su decisión de dejar la Unión Europea, el Brexit "será una realidad, con todas sus consecuencias negativas, en marzo del próximo año". "Salvo que haya un cambio de parecer entre nuestros amigos británicos", ha remachado.

En su intervención, también el presidente de la Comisión Europea se ha alineado con esta oferta a los británicos lanzada por Tusk al reiterar que las "puertas (de la UE) siguen abiertas" y confiar en que el mensaje "se escuche claramente en Londres".

En cualquier caso, Tusk ha pedido al Gobierno británico "mayor claridad" sobre cuál es su visión de lo que debe ser el marco futuro de las negociaciones, una condición necesaria para que los líderes del resto de la UE se reúnan y tomen decisiones sobre la forma que quieren para la relación con Reino Unido como país tercero.

En la cumbre de diciembre, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE confirmaron de manera unánime que se habían dado los pasos necesarios para acordar las bases de las condiciones del divorcio, lo que permitía dar el paso a la segunda fase de los contactos y abordar la posibilidad de un periodo transitorio y reflexionar sobre el futuro postBrexit.