El presidente de EE.UU., Donald J. Trump (c), recibe a los tres presos estadounidenses liberados por Corea del Norte Tony Kim (izq), Kim Dong-Chul (c, detrás) y Kim Hak-Song (dcha), en la base militar de Andrews en Maryland (Estados Unidos)
El presidente de EE.UU., Donald J. Trump (c), recibe a los tres presos estadounidenses liberados por Corea del Norte Tony Kim (izq), Kim Dong-Chul (c, detrás) y Kim Hak-Song (dcha), en la base militar de Andrews en Maryland (Estados Unidos) - EFE

Trump recibe en Washington los tres estadounidenses liberados por Kim Jong-un

Los tres estadounidenses salieron este miércoles de Pyongyang a bordo del avión del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo

Actualizado:

Los tres estadounidenses liberados ayer por Corea del Norte han llegado este jueves de madrugada a Washington.

Los liberados aterrizaron en la base aérea de Andrews, a las afueras de Washington, donde los esperaba el presidente de EE.UU., Donald Trump, la primera dama, Melania Trump, y el vicepresidente, Mike Pence.

Las familias de los liberados no acudieron hoy al recibimiento, informó la Casa Blanca. Los tres estadounidenses salieron este miércoles de Pyongyang a bordo del avión del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

En una escala en Japón, los liberados fueron trasladados a un avión militar medicalizado, en el que volaron hasta Washington.

Está previsto que los tres estadounidenses sean trasladados de inmediato al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, también cerca de Washington, aunque Pompeo afirmó que «parecen en buen estado de salud».

Pompeo estaba en Pyongyang para preparar el histórico encuentro entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, previsto para los próximos días, cuando fueron liberados.

En un comunicado desde el avión, los estadounidenses dieron las gracias a Trump y Pompeo por «traernos a casa».

Los liberados son Kim Dong-chul (64 años), Kim Sang-duk (58) y Kim Hak-song (ronda los 60), todos de origen surcoreano y nacionalizados posteriormente estadounidenses.

Kim Dong-chul, detenido en 2015, estaba condenado a diez años de cárcel por espionaje, mientras que los otros dos fueron arrestados hace un año y estaban acusados de «actos hostiles» contra el régimen norcoreano.