Beneficiarios del DACA atienden una conferencia de prensa instando a la acción del Congreso
Beneficiarios del DACA atienden una conferencia de prensa instando a la acción del Congreso - EFE

Trump propone regularizar a 1,8 millones de inmigrantes indocumentados a cambio del muro

Con los planes de la Casa Blanca la cifra sería mayor a los 690.000 actualmente protegidos por el programa DACA, que acaba en marzo por orden del presidente

Actualizado:

La Casa Blanca ha propuesto al Congreso una reforma migratoria que permitiría legalizar a 1,8 millones de inmigrantes indocumentados que llegaron a EE.UU. de niños, conocidos como «soñadores», a cambio de 25.000 millones de dólares para construir el muro prometido en campaña. Los demócratas han rechazado la propuesta.

Fuentes familiarizadas con las conversaciones informaron hoy a Efe de los planes de la Casa Blanca para permitir acceder a la ciudadanía estadounidense a 1,8 millones de «soñadores», una cifra mayor a los 690.000 actualmente protegidos por el programa DACA, que acaba en marzo por orden del presidente, Donald Trump.

Según estas fuentes, la cifra de 1,8 millones de inmigrantes indocumentados incluye a aquellos que se beneficiaron del programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y también a los jóvenes que llegaron a EEUU de niños pero no pudieron acogerse a ese plan por diferentes razones.

Para acceder a DACA, esos jóvenes tuvieron que probar que habían llegado a EEUU antes de los 16 años y que tenían menos de 31 años en 2012, cuando el anterior presidente, Barack Obama, aprobó el programa.

Debido a esas restricciones de edad, cientos de miles de jóvenes no pudieron acceder a DACA aunque cumplían con los otros requisitos: no tener antecedentes penales y haber cursado o estar cursando estudios de educación secundaria o estudios superiores en la universidad.

Esos jóvenes que fueron excluidos de DACA también forman parte de la propuesta que la Casa Blanca ha enviado al Congreso, explicaron a Efe las citadas fuentes.

En declaraciones a periodistas en la Casa Blanca, Trump ya afirmó ayer estar dispuesto a apoyar una vía a la ciudadanía para los «soñadores», un asunto conflicto dentro de su partido, pues algunos republicanos considerarían ese gesto como una «amnistía».

La pelota está ahora en el Congreso, que deberá estudiar las propuestas del presidente y tratar de incluirlas en una ley migratoria.