Equipo que representa a méxico en la negociación del NAFTA
Equipo que representa a méxico en la negociación del NAFTA - REUTERS

Trump intenta sembrar la discordia entre México y Canadá

Espera lograr así concesiones cuando se renegocie el Tratado de Libre Comercio

Actualizado:

La Administración Trump ultima los preparativos del primer contacto formal con Canadá y México para iniciar la renegociación del NAFTA, el día 16, tras un periodo previo dominado por la estrategia del presidente estadounidense de debilitar a sus rivales. El inquilino de la Casa Blanca más proteccionista en décadas, que convirtió la denuncia del tratado comercial entre los tres países en uno de sus reclamos electorales, ha mostrado este medio año largo de mandato las cartas de su estrategia: primero dividir, y después, vencer. Aunque falta por ver el resultado final de un tira y afloja que puede prolongarse hasta el próximo año, Trump ha asumido personalmente el trabajo de desgaste de canadienses y mexicanos.

A los primeros los convirtió en diana de su primer ataque comercial, cuando anunció una subida del 20% de las tarifas a la importación de madera de aquel país (reforzado después con otro 7%). Nadie esperaba que no fuera México el objetivo de la ofensiva, tras convertirlo en campaña en el gran primer enemigo externo. Los segundos tampoco llegan reforzados a la cita: Trump ya ha logrado dar los primeros pasos para construir el muro a lo largo de su frontera, mientras emplea el debilitamiento del peso como permanente arma arrojadiza.

El presidente norteamericano explota además la baza de que las necesidades de sus dos rivales son diferentes. Y más en materia de inmigración. A México no le ha gustado el reciente anuncio de Trump de limitar la entrada en Estados Unidos de inmigrantes menos cualificados y obligarles a que aprendan inglés. El país del sur será el más afectado, frente a la Canadá anglófona, cuya emigración no aporta ni sufre problemas.

Políticamente, expertos en negociaciones de este tipo creen que el presidente mexicano, Peña Nieto, se ha equivocado en su estrategia previa de tratar la renegociación del NAFTA con la Administración Trump al máximo nivel político, bien personalmente o a través de su ministro Luis Videgaray, en contacto permanente con Jared Kushner, cuñado del presidente estadounidense. En contraste, el Gobierno canadiense ha sumado ya hasta 170 contactos previos con la Administración norteamericana, muchos de ellos de carácter técnico.