Donald Trump y Rodrigo Duterte brindan este domingo durante la cena de gala de la Asean en Manila
Donald Trump y Rodrigo Duterte brindan este domingo durante la cena de gala de la Asean en Manila - Reuters

Trump calla sobre la guerra antidroga de Duterte y destaca su «excelente relación»

La Presidencia filipina asegura que, en la reunión que han mantenido a puerta cerrada en Manila, el mandatario estadounidense ha dado el visto bueno a su polémica cruzada con «asentimientos y lenguaje corporal»

ManilaActualizado:

El presidente de EE.UU., Donald Trump, afirmó este lunes que mantiene una «excelente relación» con su homólogo filipino, Rodrigo Duterte, y mantuvo silencio sobre la «guerra antidroga» del polémico mandatario del país asiático en el primer encuentro entre ambos en Manila.

Trump y Duterte celebraron una reunión bilateral en la capital de Filipinas en el primero de los dos días de agenda de trabajo de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), donde participan líderes de todo el mundo.

«Hemos mantenido una excelente relación», declaró ante los medios antes de la reunión el presidente de EE.UU., que también elogió la «fantástica» organización del evento por parte del Gobierno filipino.

En su encuentro ambos mandatarios debatieron sobre el terrorismo del grupo Daesh, que afecta al sur de Filipinas; las drogas ilegales y el comercio, informó la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Los derechos humanos, «brevemente»

«El tema de los derechos humanos surgió brevemente en el contexto de la lucha contra las drogas ilegales de Filipinas», apuntó la portavoz, sin ofrecer detalles.

Segun la Presidencia filipina, no obstante, Trump dio el visto bueno a esta polémica «guerra contra las drogas» durante su esperada reunión, celebrada a puerta cerrada. Duterte, declarado admirador de Trump, aprovechó el encuentro en Manila para presentarle los logros de su iniciativa, que ha causado más de 7.000 muertos, según algunos datos, y ha reducido el crimen en Filipinas casi a la mitad en menos de un año y medio.

El presidente estadounidense habría respondido a la exposición del filipino «mostrando su aprobación» con «asentimientos y lenguaje corporal», indicó a Efe el portavoz de Duterte, Harry Roque, tras la reunión entre ambos líderes.

Antes de la reunión bilateral los periodistas ya preguntaron directamente a Trump si abordaría con Duterte la controvertida campaña antidroga del mandatario filipino que en un año y cuatro meses ha dejado más de 6.000 muertos según cifras oficiales, de ellos 4.000 a manos de la policía.

El presidente estadounidense ignoró la pregunta, mientras el filipino respondió que «esto no es un comunicado de prensa. Es una reunión bilateral». «Ustedes, chicos, ustedes son los espías», dijo Duterte a la prensa en tono de broma, lo que provocó las risas de Trump.

La primera reunión bilateral entre ambos mandatarios, conocidos por su carácter explosivo y en ocasiones imprevisible, había generado una gran expectación.

Varias organizaciones habían exigido al líder estadounidense que recriminara al filipino las violaciones de los derechos humanos de la su violenta campaña antidroga. El mes pasado, Trump elogió la eficacia de la polémica operación contra el narcotráfico en una conversación telefónica con Duterte.