Internacional

Un trabajador de los cascos blancos se derrumba al rescatar un bebé de 30 días tras un bombardeo en Siria

Desde el fin de la tregua el pasado 18 de septiembre, han muerto más de 300 personas y hay 800 heridos

ABC.ES - Actualizado: Guardado en:

Treinta días en el mundo. No sabe qué es la guerra, pero ya ha conocido lo peor de ella. Un equipo de rescate ha logrado salvar a una recién nacida de tan solo 30 días que había quedado atrapada entre los escombros tras un bombardeo en la ciudad siria de Idlib.

Los cascos blancos, así es como se les conoce, muestran al bebé rescatado y enseguida la meten en la ambulancia. Dentro, uno de ellos se derrumba, con los ojos anegados en lágrimas. Todos han pasado tres horas al límite de sus fuerzas para salvar la vida del bebé.

Mientras tantos los ataques continúan. Naciones Unidas ha cifrado en 338 los muertos y más de 800 los heridos desde que acabó la tregua. Gran parte de las víctimas son niños. «Pedimos a aquellos que tienen el poder de hacer que las cosas ocurran, que dejen salir a la gente», señalan desde la organización. Se trata de un llamamiento a los gobiernos sirio, ruso y estadounidense, cuyas conversaciones de paz, ahora mismo, penden de un hilo.

El pasado 18 de septiembre, aviones de guerra no identificados atacaron la ciudad siria de Alepo, a pocas horas de expirar la tregua pactada por EE.UU. y Rusia, que entró en vigor el lunes 12. La ruptura del alto el fuego terminó con una semana de descanso en Siria.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios