Rex Tillerson, secretario de Estado de EE.UU.
Rex Tillerson, secretario de Estado de EE.UU. - AFP

Tillerson asegura que Washington querrá dialogar con Pyongyang «en algún momento»

«No buscamos un cambio de régimen ni un colapso del Gobierno actual», ha señalado el secretario de Estado

WashingtonActualizado:

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, ha asegurado este martes que Washington no pretende acabar con el Gobierno de Corea del Norte y que querrá dialogar con Pyongyang «en algún momento» siempre y cuando se tenga en cuenta que el país asiático no puede constituir una potencia nuclear.

«No buscamos un cambio de régimen ni un colapso del Gobierno actual. Tampoco buscamos la reunificación de la península ni una excusa para enviar a nuestros militares a la zona», ha aseverado Tillerson durante una rueda de prensa varios días después de que se produjera el lanzamiento de un segundo misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en ingléS) por parte de Corea del Norte.

Tillerson ha reiterado que Estados Unidos únicamente busca persuadir a Pyongyang para que deje de lado el programa nuclear y los misiles mediante un proceso pacífico.

«No somos el enemigo, pero Corea del Norte supone una amenaza inaceptable y tenemos que responder a ella. Esperamos que en algún momento empiecen a comprender y nos sentemos a dialogar», ha aseverado el secretario de Estado estadounidense.

No obstante, Tillerson ha afirmado que «una condición para que esas conversaciones se produzcan es que Corea del Norte lleve a cabo un desarme nuclear y deje de tener la capacidad de atacar con esas armas a cualquiera que se encuentre en la zona, especialmente si se trata de suelo estadounidense».

Las autoridades de Estados Unidos reconocieron el lunes que el último ensayo balístico realizado por Corea del Norte demuestra que Pyongyang tiene la capacidad de lanzar misiles balísticos intercontinentales que alcancen gran parte del territorio estadounidense.

La pieza clave en el diálogo: Pekín

Washington ha instado a Pekín, aliado de Pyongyang en la región, a utilizar su influencia en la zona para presionar a las autoridades norcoreanas y crear unas condiciones propicias para «el diálogo productivo». Tillerson ha señalado que otras opciones al respecto «no resultan particularmente atractivas».

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha indicado que todas las opciones están sobre la mesa en relación con Corea del Norte y ha afirmado que no descarta el uso del Ejército contra Pyongyang.

Este martes, el senador republicano Lindsey Graham ha aseverado que Trump le comunicó que estaba dispuesto a ir a la guerra con Corea del Norte «si continuaba intentando atacar territorio estadounidense con un ICBM».

«Eso me dijo y le creo. Si yo fuera China, también le creería y haría algo al respecto. Puedes parar a Corea del Norte, militarmente y diplomáticamente», ha manifestado Graham. «La opción militar es la de destruir el programa de Corea del Norte y a Corea del Norte en sí misma», ha añadido.

«Prefiero un acercamiento diplomático, pero no vamos a permitir que tengan un misil con una cabeza nuclear para atacar Estados Unidos», ha destacado el senador.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, que sostuvo que el programa balístico de Corea del Norte supone un «activo» de «incalculable valor» para Pyongyang, ha indicado que Estados Unidos no se librará de la destrucción si decide atacar territorio norcoreano.