Internacional

La segunda noche de protestas contra la violencia racial en Charlotte se salda con nueve heridos

Una de las personas que tuvo que ser ingresada en el hospital se encuentra en estado crítico

Varias decenas de manifestantes fueron detenidos

Un hombre arregla la ventana de uno de los coches patrulla dañados durante la protestas de Charlotte
Un hombre arregla la ventana de uno de los coches patrulla dañados durante la protestas de Charlotte - EFE
EP Charlotte (Ee.uu.) - Actualizado: Guardado en:

Al menos nueve personas han resultado heridas y 44 han sido arrestadas durante la segunda noche de protestas violentas en la ciudad estadounidense de Charlotte, Carolina del Norte (EE.UU.), en contra de la violencia policial contra los negros, según ha informado este jueves el jefe de Policía de la ciudad, Kerr Putney.

Un hombre permanece en estado crítico tras haber recibido un disparo de un agente de Policía en la manifestación, que tuvo lugar la noche del miércoles. Las autoridades, en un principio, apuntaron hacia un civil con un arma pero finalmente reconocieron que el disparo lo realizó un agente.

Además del incidente, las autoridades han usado gas lacrimógeno, balas de goma y granadas aturdidoras para dispersar a unos manifestantes que arrojaron piedras y botellas y que saquearon comercios.

«Estamos aquí para buscar la verdad, así que estamos investigando eso para hallar la verdad, la verdad absoluta como mejor lo muestre la evidencia», ha afirmado Putney en relación a la víctima herida de gravedad.

Las protestas se han sucedido a raíz del descontento por la versión oficial sobre la muerte de Keith Scott, un afroamericano aparentemente desarmado que fue tiroteado por la Policía. Las autoridades aseguraron que Scott sí iba armado y que se negó a cumplir las órdenes de los agentes.

Putney además ha apuntado que cuatro policías han sufrido lesiones pero que su vida no corre peligro. Las personas arrestadas se enfrentan a cargos por agresión, allanamiento de morada y por no dispersarse cuando se les ordenó.

El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, declaró el miércoles por la noche el estado de emergencia en Charlotte y desplegó a la Guardia Nacional además de agentes de patrullas estatales para intentar restaurar el orden en la ciudad.

La muerte de Scott tuvo ocurrió tan solo unos días después de que otro hombre negro falleció en Tulsa, Oklahoma, tras un disparo de un agente de Policía. Ambas muertes son las más recientes de una serie de tiroteos en los que ha participado la Policía contra ciudadanos afroamericanos, lo que ha llevado a poner sobre la mesa distintas cuestiones sobre los prejucios raciales y la violencia policial.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios