Internacional

El ELN, la segunda guerrilla de Colombia, toma ahora el testigo

Tras la firma de la paz con las FARC, se teme que quienes no dejen las armas se pasen al Ejército de Liberación Nacional

El ELN, la segunda guerrilla de Colombia, toma ahora el testigo
TEXTO: JORGE BENEZRA/FOTO: ÁLVARO YBARRA ZAVALA Toribio - Actualizado: Guardado en:

El conflicto armado de Colombia no ha terminado con la desmovilización para dedicarse a la política de las FARC, considerada la guerrilla más antigua de América Latina. La nación está marcada por décadas de violencia en la que han operado, además, los más diversos actores: narcotraficantes, bandas criminales, paramilitares y otros grupos guerrilleros, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que pasará a ser ahora la primera guerrilla.

En las montañas de Colombia, sus habitantes mantienen la memoria viva. En Toribio Cauca un total de 460 casas afectadas, 103 heridos y tres muertos fue el balance que dejaron las FARC en 2011 al hacer estallar una «chiva bomba» (autobús rural) frente a una comisaría de Policía.

«Soñamos con la paz total. Nuestro temor es que otros grupos armados entren en el vacío que dejen las FARC»

«Soñamos con una paz total. Nuestro gran temor es que otros grupos armados entren en el vacío que dejen los desmovilizados de las FARC. Hemos sufrido mucha violencia y queremos cerrar las cicatrices», comenta Gabriel Pavi, gobernador del Cabildo Indígena de Toribio. Entre la gente del pueblo se escucha que los frentes que están apostados en las cercanías no se van a desmovilizar y se van a plegar en las filas del ELN.

Todo apunta a que la guerrilla del ELN se está trasladando al territorio abandonado por las FARC. «Acá a los campesinos se les sigue cobrando vacuna y ahora los “elenos” son los que cobran», afirma Sara, una mujer dedicada al cultivo de marihuana. El ELN tiene en sus filas a unos 1.500 combatientes y es la segunda guerrilla del país, después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Control de la droga

El Ejército de Liberación Nacional ha reforzado su presencia en la ciudad cocalera de Tumaco, donde pasó de contar con apenas 30 hombres a tener más de cien, según la Fiscalía General de la República. La columna Daniel Aldana de las FARC era la que controlaba este sector, y es señalada por tener vínculos con el tráfico de drogas ilícitas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios