Imagen de las tumbas en las que yacen varias de las 1.400 víctimas que murieron en un ataque químico en Guta
Imagen de las tumbas en las que yacen varias de las 1.400 víctimas que murieron en un ataque químico en Guta - EFE

Rusia elude sancionar a Siria por el uso de armas químicas

Según varias organizaciones internacionales, el Gobierno sirio estaría detrás de dos ataques de esta tipología

Nueva YorkActualizado:

El gobierno ruso ha descartado este martes la imposición de sanciones internacionales a Siria por parte de la ONU, por su constante empleo de armas químicas. En su opinión, el actual informe elaborado por la organización internacional no muestra evidencias claras que demuestren la responsabilidad del régimen.

«Vamos a seguir estudiando el informe, pero hay interrogantes», dijo a los periodistas el embajador ruso, Vitaly Churkin, tras la primera reunión celebrada por el Consejo de Seguridad para analizar las conclusiones de esa investigación internacional. Según expertos de la ONU y de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), el Gobierno sirio está detrás de al menos dos ataques con armas químicas registrados en el país, mientras que el Daesh también las habría usado al menos una vez.

Rusia, el gran aliado de Damasco en el Consejo de Seguridad, considera sin embargo que el texto no es lo suficientemente claro como para imponer sanciones al Gobierno del país. «Tenemos que ser profesionales», dijo el embajador ruso, que insistió en que aún deben resolverse ciertas preguntas para que Moscú pueda aceptar las conclusiones del texto. En contraste, Churkin destacó el hecho de que la investigación internacional haya «confirmado» que el Daesh utilizó armamento prohibido en Siria.

Preguntada al respecto, la jefa del equipo de expertos, la argentina Virginia Gamba, ha asegurado este martes que se ha probado totalmente la responsabilidad del Ejército sirio en los dos casos en cuestión. Gamba consideró probable que ninguna parte esté totalmente satisfecha con el informe, dada su imparcialidad e independencia.

Las potencias occidentales, antes de reunirse a puerta cerrada con el resto del Consejo de Seguridad, reiteraron la necesidad de tomar medidas contra Siria en respuesta a la utilización de armas químicas. Francia y el Reino Unido exigieron muy claramente la adopción de sanciones contra el Gobierno de Bachar al Asad, mientras que Estados Unidos -sin utilizar específicamente el término sanción- reclamó que los responsables «paguen un precio».

Aunque Churkin se ha mostrado dispuesto a cooperar con Estados Unidos en la respuesta, sus palabras anticipan un nuevo choque en torno a Siria en el seno del Consejo de Seguridad. Hasta ahora, el ámbito de las armas químicas ha sido precisamente uno de los pocos en los que el máximo órgano de decisión de la ONU ha logrado actuar con unidad.

Un acuerdo entre Moscú y Washington llevó en 2013 a Siria a aceptar la destrucción de su arsenal químico tras varios supuestos ataques y posteriormente el Consejo de Seguridad aprobó resoluciones para investigar nuevas denuncias.