Imagen de archivo de soldados sirios en Duma
Imagen de archivo de soldados sirios en Duma - AFP
RECONQUISTA DE GUTA ORIENTAL

Siria celebra su mayor victoria militar desde la reconquista de Alepo bajo la amenaza del ataque de Trump

«El izado de la banderaen un edificio en la localidad de Duma ha puesto de manifiesto el dominio de esta localidad y, por tanto, de toda Guta Oriental», afirmó el general ruso Yuri Yevtushenko

CORRESPONSAL EN JERUSALÉNActualizado:

El ejército sirio y sus fuerzas aliadas celebraron su mayor victoria desde que recuperaran en diciembre de 2016 el control de los barrios del este de Alepo y lo hicieron bajo la amenaza de un ataque internacional liderado por Donald Trump. Duma, última ciudad de Guta que estaba en manos opositoras, volvió a manos del Gobierno después de siete años como bastión insurgente. «El izado de la bandera en un edificio en la localidad de Duma ha puesto de manifiesto el dominio de esta localidad y, por tanto, de toda Guta Oriental», afirmó a los medios el general de División ruso Yuri Yevtushenko, el jefe del Centro para la Reconciliación y la Paz en Siria. La rendición del Ejército del Islam, grupo armado apadrinado por Arabia Saudí que gobernaba Duma, se produjo de forma oficial el sábado, horas después del ataque químico que la oposición denuncia y el régimen niega. La ofensiva para recuperar Guta arrancó en febrero y con el paso de las semanas y de los duros bombardeos los tres grandes grupos presentes en esta zona del cinturón rural de Damasco terminaron pactando su salida con el régimen.

La evacuación de los combatientes del Ejército del Islam y sus familiares, unas 40.000 personas en total, terminará en las próximas horas. Su destino es el norte de Alepo, una zona bajo control turco, y Yaser Delwan, jefe del buró político del grupo, declaró a la agencia AFP que «evidentemente, es el ataque químico lo que nos impulsó a aceptar» la rendición. A la espera de que la Organización para la Prohibición de Armas Químicas pueda desplegar su misión en la zona, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó el miércoles de que unas 500 personas fueron atendidas en centros médicos en Duma con síntomas de exposición a agentes químicos y que unas 70 personas que estaban en sótanos murieron a causa del supuesto ataque.

El asesor del Líder Supremo de Irán, Ali Akbar Velayati, aprovechó esta victoria de su aliado sirio y el momento de incertidumbre generado por la amenaza de ataque de Trump para viajar a Damasco a mostrar el firme apoyo de la república islámica, visitar Guta y adelantar los que pueden ser los siguientes objetivos militares. «Idlib es una ciudad importante y esperamos que sea liberada pronto», señaló el dirigente iraní, quien también recordó que «otra zona importante es el Este del Éufrates, donde confiamos que se den pasos para liberarla y expulsar a las fuerzas de ocupación estadounidenses». En esta parte del noreste de Siria es donde se encuentran desplegados los 2.000 soldados de EE.UU. que hace tan solo una semana Trump pensaba retirar del país.

Contactos entre las dos potencias

La denuncia de un nuevo ataque químico por parte de la oposición ha eclipsado la victoria militar en Guta y es el argumento que esgrime Trump para justificar su posible ataque. Rusia le advirtió de que derribaría sus misiles, pero en medio del cruce de acusaciones el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que el canal de comunicación entre militares rusos y estadounidenses sobre sus operaciones en Siria «se halla en un estado activo y la línea se utiliza de ambos lados». Una señal de que se han intensificado los contactos entre las dos potencias tras las amenazas lanzadas por Trump a través de las redes sociales.

El presidente sirio, Bashar Al Asad, también tuvo palabras para referirse a los planes de su homónimo estadounidense y vaticinó que «cualquier acción solamente contribuirá a desestabilizar aún más la región». Siete años después del inicio de la guerra Assad sigue en el poder y el ejército recupera terreno cada día.