El embajador ruso en la ONU, Nebenzia, y su colega norteamericana, Haley - Vídeo: Siria responde al ataque de las fuerzas aliadas (ATLAS)

ATAQUE SIRIAPutin califica la operación aliada contra Siria de «agresión contra un estado soberano»

Rusia advierte que la acción aliada en Siria «tendrá consecuencias»

Sigue el ataque a Siria y las últimas noticias en directo

CORRESPONSAL EN MOSCÚActualizado:

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha condenado «enérgicamente» el ataque a Siria, al que ha calificado de «agresión contra un estado soberano, que está en primera línea en la lucha contra el terrorismo». «Con sus acciones, EEUU empeora aún más la catástrofe humanitaria en Siria, lleva más sufrimiento a la población civil, y de hecho, ayuda a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio», afirma Putin a través de un comunicado difundido por el servicio de prensa del Kremlin.

Así mismo, el primer mandatario ruso solicita una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para tratar la situación. Putin recuerda el ataque estadounidense del año pasado contra la base aérea de Al Shayrat, «en el que se empleó como pretexto una puesta en escena de la utilización de sustancias tóxicas contra la población civil». A su juicio, lo sucedido en Duma, Guta Oriental hace justo una semana, se ajusta al mismo escenario.

El jefe del Kremlin reitera lo adelantado en la víspera por su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, en cuanto a que los especialistas rusos no hallaron en Duma «resto alguno del empleo de gas cloro o de otros agentes tóxicos». Según sus palabras, «ni un solo habitante de la zona ha confirmado el ataque químico», que fue denunciado por la ONG denominada Cascos Blancos. Putin también deplora el hecho de que EEUU y sus aliados hayan actuado sin esperar al informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

El presidente ruso considera que «esta escalada en torno a Siria tendrá un efecto destructivo sobre todo el sistema de relaciones internacionales, pero el tiempo lo pondrá todo en su sitio». Lo compara con el «sangriento ajuste de cuentas» que Washington lideró contra Yugoslavia, Irak y Libia.

El primero en reaccionar a los bombardeos ha sido el embajador ruso en Washington, Anatoli Antónov, a través de un comunicado. Según sus palabras, «nuestros peores temores se han materializado. Nuestras advertencias no han sido escuchadas. Se está realizando un escenario premeditado. Una vez más, estamos siendo amenazados».

Antónov cree que la acción militar de esta madrugada en Siria es un «insulto inadmisible» al presidente Vladímir Putin y afirma que EEUU, el país con el mayor arsenal de armas químicas del mundo, «no tiene derecho» moral a culpar a nadie por supuestos ataques con sustancias químicas.

El Ministerio de Exteriores ruso, a través de su portavoz, María Zajárova, también ha expresado su estupor por el ataque aliado. «Primero contra el pueblo sirio probaron con una "primavera árabe", después emplearon el Daesh y ahora misiles americanos inteligentes», deplora Zajárova a través de su cuenta de Facebook. Afirma que "contra la capital de un estado soberano que intenta sobrevivir en medio de una agresión terrorista se ha perpetrado un ataque».

La portavoz condena especialmente el hecho de que la acción militar se haya llevado a cabo «justo en el momento en el que para Siria surgía la oportunidad de un futuro pacífico». A su juicio, los medios de comunicación occidentales tienen cierta responsabilidad en lo ocurrido al asegurar que hubo un ataque químico en Duma, Guta Oriental, y que fue el régimen de Bashar al Assad el responsable. «Los estadounidenses y otros medios occidentales tienen que entender su responsabilidad en lo sucedido», estima Zajárova.

El dispositivo de Rusia en Siria no intervino

Según el Ministerio de Defensa, el dispositivo militar ruso en Siria no intervino contra la intervención estadounidense. «Los sistemas de defensa antiaérea rusos en territorio sirio no fueron utilizados para oponerse a los ataques», reza el comunicado castrense. La misma fuente, sin embargo, sostiene que las baterías sirias sí actuaron para interceptar los misiles. El Ministerio de Defensa ruso asegura que EEUU y sus aliados dispararon «más de cien misiles de crucero contra Siria», de lo que «un número significativo fueron derribados» por el Ejército sirio, y en ningún momento pusieron en peligro las instalaciones militares rusas en las bases de Tartús y Hmeimim. Se subraya también que Washington no avisó a Moscú del comienzo de la operación.

Por su parte, la embajada rusa en Damasco informó a la agencia rusa RIA-Nóvosti que «ningún ciudadano ruso en Siria se ha visto afectado». Actualmente una delegación parlamentaria rusa se encuentra de visita en el país árabe. El vicepresidente de la comisión de Política Exterior del Senado ruso, Vladímir Dzhabárov, asegura que su país exigirá una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU dedicada a la incursión de encabezada por EEUU, ya que, a su juicio, constituye «una violación del Derecho Internacional».