El presidente iraní, Hasan Rohaní (d), y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, durante una rueda de prensa conjunta tras su reunión en Teherán
El presidente iraní, Hasan Rohaní (d), y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, durante una rueda de prensa conjunta tras su reunión en Teherán - EFE

Rohaní y Erdogan amenazan al Kurdistán iraquí con tomar medidas «más fuertes»

Tanto Teherán como Ankara califican de ilegítima la consulta de autodeterminación celebrada en esa región iraquí el pasado 25 de septiembre, en la que se impuso el «sí» con más del 92 % de los votos

TEHERÁNActualizado:

Los presidentes iraní, Hasan Rohaní, y turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazaron hoy a la región del Kurdistán iraquí con tomar medidas «más fuertes» en represalia por el reciente referéndum de independencia kurdo.

Tanto Teherán como Ankara califican de ilegítima la consulta de autodeterminación celebrada en esa región iraquí el pasado 25 de septiembre, en la que se impuso el «sí» con más del 92 % de los votos.

Tras reunirse en la capital iraní, ambos mandatarios subrayaron en una comparecencia televisada que solo reconocen al Gobierno central de Bagdad y que rechazan cualquier cambio en las fronteras de Irak o su desintegración.

Erdogan explicó que los Gobiernos de Turquía, Irán e Irak tienen «una postura seria conocida por todos» y que adoptarán «a partir de ahora medidas más fuertes» ante el desafío kurdo.

También aseveró que el referéndum de independencia no tiene futuro y solo conduce a un mayor aislamiento de esa región autónoma iraquí, ya que -precisó- «salvo Israel, ningún otro país ha apoyado al Kurdistán».

Por su parte, Rohaní señaló que no aceptan «el aumento de las diferencias étnicas y religiosas planeado por los enemigos y la desintegración de la región» y que lucharán contra todo tipo de terrorismo, incluido el de la guerrilla kurdo-turca Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

«No queremos imponer ninguna presión al pueblo del Kurdistán, pero las decisiones erróneas tomada por algunos altos dirigentes deben ser rectificadas», indicó el presidente iraní, quien agregó que «no tienen otro remedio» que aplicar «nuevas medidas serias y necesarias».

A petición del Gobierno central de Bagdad, Turquía e Irán han adoptado una serie de medidas económicas y de seguridad, como la suspensión de los vuelos con el Kurdistán.

Teherán ha prohibido, además, la importación y exportación de derivados del petróleo con esta región, mientras que Ankara ha dejado de entrenar a las milicias kurdas «peshmerga».

Cooperación bilateral y con Moscú

Ambos países, que cuentan con una importante población kurda local, han realizado asimismo maniobras militares en sus fronteras con el Kurdistán y han reforzado la presencia de efectivos en esas zonas en señal de advertencia.

Con el fin de aplicar estas medidas de represalia para mantener la unidad del país árabe, Rohaní y Erdogan acordaron fomentar la colaboración entre sus países con el Gobierno de Bagdad, así como entre sus respectivas fuerzas armadas y servicios de inteligencia.

También abogaron por ampliar la cooperación bilateral y con Moscú para poner fin al conflicto en Siria, el otro asunto regional abordado en el encuentro.

Irán y Turquía apoyan a bandos opuestos en el conflicto sirio pero han auspiciado, junto a Rusia, las conversaciones de paz de Astaná, donde este mes llegaron a un acuerdo para supervisar con sus tropas de forma conjunta la implementación de un alto el fuego en el país árabe.

Al margen de estos temas políticos, la agenda de Erdogan en Teherán estuvo centrada en desarrollar los lazos económicos bilaterales con el objetivo de alcanzar un comercio anual de 30.000 millones de dólares, frente a los 10.000 millones de los últimos años.

En el marco de la colaboración entre ambos países, se celebró hoy la cuarta reunión de la Comisión Conjunta de Cooperación de Alto Nivel para favorecer las inversiones y usar las divisas nacionales en sus transacciones económicas.

Además, fueron firmados cuatro memorandos de entendimiento que buscan facilitar las exportaciones e importaciones, e impulsar las relaciones bancarias.

Erdogan llegó a Irán acompañado por una delegación de alto nivel integrada entre otros por los ministros de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu; Economía, Nihat Zeybekci, y Energía, Berat Albayrak.

Se trata de su segunda visita a Teherán desde que Rohaní asumió por primera vez la presidencia en 2013, tiempo en el que las relaciones bilaterales han sufrido varios altibajos hasta prosperar al nivel actual.

Al respecto, el presidente turco se refirió a su homólogo iraní como «mi querido hermano» y Rohaní afirmó que «los dos países musulmanes, amigos y poderosos son hoy en día el timón de la estabilidad en la sensible región de Oriente Medio».