Internacional

La reservada vida familiar y amorosa de Fidel Castro

Guardó con especial celo su intimidad y, aunque tuvo una familia numerosa, su vida personal siempre se mantuvo en gran reserva

VÍDEO: La familia y las mujeres de Castro. - ABC
EFE - Actualizado: Guardado en:

Fidel Castro, que ha fallecido este 25 de noviembre en La Habana a los 90 años de edad, guardó con especial celo su intimidad y, aunque tuvo una familia numerosa, con ocho hermanos y al menos otros tantos hijos con varias mujeres, su vida personal siempre se mantuvo en gran reserva.

Hijo del emigrante gallego Ángel Castro, enriquecido a la sombra de las multinacionales norteamericanas en los años 30 del siglo XX, Fidel Alejandro Castro Ruz nació en Birán, pueblo pobre del oriente de Cuba, el 13 de agosto de 1926. Según sus biógrafos, fue el quinto de los nueve hijos que tuvo Ángel con dos cubanas, los dos primeros de su esposa, Maria Luisa Argota (Lidia y Pedro Emilio), y los restantes de la campesina Lina Ruz (Ramón, Angelita, Fidel, Juanita, Emma, Raúl y Agustina).

Sobre las habilidades políticas de Fidel Castro, su polémica personalidad, su carisma y sus dotes de orador, o sobre sus aciertos y errores en medio siglo en el poder, han corrido ríos de tinta por todo el mundo, pero un muro casi impenetrable rodeó su vida privada, sobre todo para los cubanos.

Pocas veces se le vio en público con su familia, salvo su más estrecho colaborador y sucesor, Raúl, en quien delegó el mando el 31 de julio de 2006, cuando la enfermedad lo apartó del ejercicio cotidiano del poder. Raúl lo siguió desde la primeras acciones de la revolución, y Ramón, el mayor de los varones Castro Ruz, también participó en algunas actividades revolucionarias contra el dictador Fulgencio Batista, aunque siempre estuvo más apegado a las faenas campesinas en el terruño natal. Mientras sus hermanas Angelita y Agustina permanecieron en Cuba, Enma fijó su residencia en México cuando contrajo matrimonio con un ciudadano de ese país en 1960. Juanita, la más conocida por ser muy crítica del régimen que encabezaron sus hermanos, se exilió en Miami desde principios de la revolución. De sus medio hermanos Lidia y Pedro Emilio poco se ha publicado fuera de Cuba y prácticamente nada en la isla.

Los datos referidos a su vida privada y familiar siempre se guardaron en el más estricto secreto, por voluntad suya al considerar que era lo único que tenía. Según dijo el propio comandante en el documental "Fidel" (1999 y 2001), realizado por la cineasta norteamericana Estela Bravo, este secreto era porque, en su completa dedicación la Revolución, no se daban las condiciones ideales para el clima familiar y porque siempre se opuso a mezclar la política con los problemas íntimos personales.

En ese mismo documental, Castro dijo que estaba casado desde hacía treinta años, en clara alusión a su unión desde 1961 con la maestra Dalia Soto del Valle, con la que pudo haber contraído matrimonio hacia 1980, y con la que tuvo cinco hijos: Alexis (el mayor nacido en octubre de 1961), Alexander (1963), Antonio (1969), Alejandro (1971) y Ángel (1974).

Dalia Soto, casi 20 años más joven que Castro, rubia y de ojos verdes, se ha dejado ver ocasionalmente en público en los últimos años. Con anterioridad, Fidel Castro se había casado en 1948 con Mirtha Díaz Balart, de quien se divorció en 1954 tras tener a su primogénito homónimo, conocido en la isla como "Fidelito". Mirtha Díaz, que casó luego con Emilio Núñez Blanco, reside desde hace casi medio siglo en Madrid pero realiza discretas visitas a la isla donde viven su hijo y dos nietos.

"Fidelito" estudió Física Nuclear en la desaparecida Unión Soviética y estuvo al frente del programa nuclear cubano de 1980 a 1992, cuando su padre lo destituyó. Después fue asesor del Consejo de Estado y escribió varios libros; suele aparecer con alguna frecuencia en actividades públicas.

Entre los romances que se atribuyeron al líder cubano, el más comentado fue el que tuvo con Natalia Revuelta, belleza de alta sociedad casada con un médico prestigioso, que se involucró en las actividades de la revolución. De aquellos amores nació en 1956 la única hija conocida de Fidel Castro, Alina Fernández (apellido del esposo de su madre).

Pero a quien se atribuye el privilegio de haber sido la mujer más influyente en su vida es Celia Sánchez, cercana colaboradora desde la guerrilla de la Sierra Maestra y luego su secretaria personal en los primeros tiempos de la revolución. Fidel Castro mantuvo con Sánchez una «entrañable amistad» hasta su muerte en 1980, víctima de cáncer pulmonar. Además, se le atribuyen otros dos hijos de amores fugaces, Francisca Pupo, nació de su relación con Micaela Cardoso, y Jorge Ángel Castro, con María Laborde.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios