Netanyahu recibió la visita de Macri en 2014 cuando este era alcalde de Buenos Aires
Netanyahu recibió la visita de Macri en 2014 cuando este era alcalde de Buenos Aires - GCBA
CLAVES DE LATINOAMÉRICA

El repliegue del bolivarianismo permite avances de Israel en Latinoamérica

La primera visita de un primer ministro israelí marca el cambio de tono del discurso internacional de la región, tras una década de lazos con Irán

Actualizado:

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, comenzó este lunes en Argentina una gira por varios países americanos, que también le llevará a Colombia y México. Es la primera vez que un jefe de Gobierno de Israel visita Latinoamérica.

El viaje a Buenos Aires ha sido posible gracias a la salida del poder de Cristina Fernández de Kirchner, cuya marcha marcó el año pasado un cierto repliegue del bolivarianismo en la región. El nuevo presidente argentino, Mauricio Macri, ha corregido el tono antiisraelí propio del populismo bolivariano, uniendo fuerzas con el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, quien ya combatió ciertas declaraciones de sus socios de Mercosur y con quien Netanyahu también ha concertado una entrevista en Buenos Aires. La elección de Kuczynski en Perú a comienzos de 2016 ha aportado otra voz de simpatía hacia Israel en Suramérica.

Si el ascenso y extensión del bolivarianismo, especialmente entre 2005 y 2012, supuso un aumento de la presencia iraní en la región, mediante la apertura de embajadas de Irán y la firma de acuerdos estratégicos con Venezuela, Bolivia y Ecuador, el declive de la influencia bolivariana ha ido acompañado de una retirada de «efectivos» iraníes.

Ahora, en cierta manera, cambian las tornas, y la visita de Netanyahu contribuye a dar visibilidad a un aumento de las relaciones con Israel, que se han ido concretando en recientes acuerdos comerciales.

En clave doméstica

Netanyahu quiere enviar un mensaje interno, presentándose como alguien que juega un papel importante para Israel»Mauricio Dimant, Univ. Hebrea

Conviene precisar, como advierte Mauricio Dimant, jefe del área de América Latina del Instituto Truman de la Universidad Hebrea de Jerusalén, que desde la creación del Estado de Israel varios presidentes han visitado naciones americanas y que si no ha habido viajes de ningún primer ministro es porque este reserva sus salidas para asuntos muy relacionados con su acción de gobierno.

Dado que Latinoamérica «juega un rol secundario en el día a día de Israel», razona Dimant, «creo que en este viaje hay cuando menos un interés de Netanyahu de enviar un mensaje político» de consumo interno: «Estando discutido como está y siendo investigado por la Justicia, Netanyahu trata de presentar el viaje como algo histórico, mostrando que él juega un papel importante para el país».

Cartes, Kuczynski, Macri

Pero al margen de esas dimensiones internas, «está claro que el viaje del primer ministro supone una visualización del creciente interés de Israel por la región», afirma Leopoldo Martínez, director para América Latina de la Fundación Aliados de Israel.

Así, Israel es miembro observador de la Alianza del Pacífico, la liga económica creada en 2012 por Chile, Perú, Colombia y México. Con estos dos últimos países, así como con Argentina, Israel tiene un acuerdo de libre comercio (en el caso colombiano aún no ha entrado en vigor).

El viaje visualiza el creciente interés de Israel por la región, como es el caso de la Alianza del PacíficoLeopoldo Martínez, Aliados de Israel

«Hasta el año pasado, el presidente de Paraguay era el único que defendía abiertamente a Israel en Suramérica; luego en Perú fue elegido Kuczynski, hijo de padre judío y buen conocedor del país, pues asesoró al Gobierno israelí sobre privatizaciones cuando era directivo del Banco Mundial, y después se produjo la elección de Macri en Argentina», cuenta Leopoldo Martínez.

Macri ha paralizado y hecho investigar el presunto acuerdo de Kirchner con Irán para no esclarecer la responsabilidad de los atentados de 1992 y 1994 en Buenos Aires contra intereses judíos, en los que murieron un total de 114 personas; todo indica que fueron inspirados por Irán y ejecutados por Hezbolá.

Otro especial aliado israelí es Guatemala, cuyo voto en la ONU fue decisivo en 1948 para la creación del estado de Israel. Desde entonces ambos países mantienen una estrecha relación diplomática. Netanyahu había expresado su interés de visitar también Guatemala, pero esa escala finalmente no fue incluida en el presente viaje. Por otra parte, el pasado mes de marzo, Israel y Nicaragua restablecieron relaciones, suspendidas en 2010.

El posconflicto de Colombia

De cara a su visita a Colombia, Netanyahu ha ofrecido al Gobierno de Juan Manuel Santos colaboración en el posconflicto, tras la firma del acuerdo de paz con las FARC. Como destaca Mauricio Dimant, «Israel ha desarrollado importantes metodologías para la gestión de situaciones postrauma, con especial atención a las políticas de inclusión». En opinión de Dimant, otra ayuda que puede prestar Israel es tecnología para la vigilancia de fronteras, ahora que posiblemente se desmilitaricen determinados espacios fronterizos colombianos.

El investigador de la Universidad Hebrea no cree que Netanyahu vaya a concretar nada especial sobre combate contra el terrorismo, si bien su presencia en la región puede ayudar a simbolizar el interés en impedir que cualquier grupo radical islámico, como en el caso de Hezbolá, pueda ganar presencia en América Latina.

Otro asunto en la agenda de la gira de Netanyahu es el asesoramiento que puede prestar Israel en políticas de aprovechamiento del agua, dado el liderazgo mundial israelí en esta materia.