Internacional

Renho Murata, la primera mujer líder de la oposición en Japón

La periodista, que fue ministra desde 2010 a 2012, se ha impuesto de manera arrolladora al exministro de Asuntos Exteriores Seiji Maehara y al diputado Yuichiro Tamaki

La periodista Renho Murata se ha convertido en la primera mujer que lidera la oposición japonesa, el Partido Democrático (PD)
La periodista Renho Murata se ha convertido en la primera mujer que lidera la oposición japonesa, el Partido Democrático (PD)
EFE Tokio - Actualizado: Guardado en:

La parlamentaria Renho Murata ha sido elegida este jueves líder del Partido Democrático (PD) de Japón, con lo que se convierte en la primera mujer en liderar la oposición en un país marcado por una escasa presencia femenina en la política. La exmodelo y periodista de 48 años, que fue ministra desde 2010 a 2012, se ha impuesto de manera arrolladora (logró prácticamente el 60 por ciento de los votos) en la carrera por el liderazgo al exministro de Asuntos Exteriores Seiji Maehara y al diputado Yuichiro Tamaki. Su elección se produce después de que otras dos mujeres hayan conseguido asumir en los últimos meses puestos de mucho relevancia en la política nipona: la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, y la ministra de Defensa, Tomomi Inada.

Renho (a la que los medios se refieren por su nombre de pila) llega al liderazgo del PD en un momento de gran debilidad para esta formación de centro que ha conseguido resultados muy decepcionantes en todas elecciones celebradas tras su cuestionada gestión en el Gobierno de 2009 al 2012. El principal reto de esta expresentadora de televisión, miembro del ala más progresista de su formación, es recuperar la credibilidad del PD para convertirse de nuevo en una alternativa de Gobierno frente al imbatible Partido Liberal Demócrata (PLD) del primer ministro Shinzo Abe.

Parlamentaria desde 2004, Renho es hija de un taiwanés y, a pesar de nacer en Japón, no adquirió la nacionalidad hasta los 17 años. Este asunto ha sido una de las principales polémicas antes de su elección ya que tuvo que reconocer, tras haberlo negado en un principio, que mantiene la doble nacionalidad, algo que no recomiendan las autoridades niponas.

Su elección se ve como un gran paso en el posicionamiento de la mujer en Japón, un país que siendo la tercera potencia económica del mundo cuenta con tasas de participación femenina en política inferiores a estados como Botsuana, Liberia o Ghana. Apenas 45 de los 475 escaños de la Cámara Baja nipona están ocupados por mujeres, lo que supone un 9,5 % de representación femenina en la institución parlamentaria, según un estudio publicado por la Unión Interparlamentaria Internacional. El Ejecutivo japonés, en el que sólo hay tres ministras frente a 16 ministros, se comprometió a conseguir para 2020 que las mujeres ocupen el 30 % de altos puestos, aunque el propio primer ministro ha reconocido que no logrará ese objetivo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios