Puesto fronterizo abandonado entre Irlanda y el Ulster, en Killeen
Puesto fronterizo abandonado entre Irlanda y el Ulster, en Killeen - EFE

Reino Unido cree que la Unión quiere separarla del Ulster

La televisión pública irlandesa ha difundido uno de los documentos de trabajo del equipo negociador europeo del Brexit

CORRESPONSAL EN BRUSELASActualizado:

La televisión pública irlandesa ha difundido uno de los documentos de trabajo del equipo negociador europeo en el que se afirma que las únicas posibilidades de que no vuelva a haber una frontera física entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte una vez que el Reino Unido haya salido de la Unión Europea, son que, o bien Gran Bretaña permanezca en el Mercado Único, o que se mantenga solo Irlanda del Norte, lo que supondría instaurar aduanas entre la provincia del Ulster y el resto del Reino Unido.

El negociador británico, David Davis, contestó implícitamente a este documento diciendo que su Gobierno «no entiende la preocupación europea por preservar la integridad del Mercado Único, pero eso no se puede hacer a costa de dañar el orden constitucional y la unidad del Reino Unido».

Gran Bretaña y la República de Irlanda están vinculadas por el Acuerdo de Viernes Santo que forma parte del proceso de paz en el Ulster bajo el patrocinio de la Unión Europea y que prevé que no habrá fronteras entre las dos partes de la isla. Sin embargo, con la salida del Reino Unido de la UE y su voluntad de abandonar también el Mercado Único, para no tener que aceptar la libre circulación de personas, esa situación se vuelve imposible.

La inmensa mayoría de los norirlandeses votaron a favor de seguir en la Unión Europea y contra el Brexit, pero el Gobierno británico depende ahora de los escaños de un pequeño partido unionista del Ulster que complican mucho la situación. David Davis dijo que cree que en este caso se necesita «pragmatismo, creatividad y un alto nivel de sensibilidad política».