Internacional

Reikiavik nuevamente en crisis

Los centristas de Futuro Brillante abandonan la coalición de gobierno por «una seria ruptura de la confianza»

El primer ministro Bjarni Benediktsson encubrió que su padre pidió que se eliminase el historial criminal de un acosador sexual
El primer ministro Bjarni Benediktsson encubrió que su padre pidió que se eliminase el historial criminal de un acosador sexual - REUTERS
J.P. Jofré Berlín - Actualizado: Guardado en: Internacional

«Decepcionado» ha dicho el viernes que se encuentra el líder de los europeístas islandeses de Viðreisn (Reforma), Benedikt Jóhannesson, refiriéndose al sorpresivo abandono de la coalición del Ejecutivo de Islandia por parte de los centristas de Futuro Brillante (Björt framtíð, BF). Según BF, «El motivo de la separación es una seria ruptura de la confianza dentro del Gobierno» luego que se conociera que el primer ministro Bjarni Benediktsson –de las filas conservadoras del Partido de la Independencia (Sjálfstæðisflokkurinn)– encubrió que su padre envió una carta a las autoridades recomendando que fuera eliminado el historial criminal a un amigo condenado por abusos sexuales contra su hijastra.

En este país nórdico de 331.000 habitantes existe un procedimiento legal por el que personas que han cumplido condenas por delitos graves pueden limpiar su historial si cumplen varias condiciones, entre ellas presentar una carta de recomendación de otra persona. El criminal identificado como Hjalti Sigurjon Haukson fue condenado en 2004 a cinco años y medio de cárcel. El Ministerio de Justicia islandés se vio forzado, tras ser requerido por un comité parlamentario, a revelar la identidad de la persona que había suministrado la misiva, que resultó ser Benedikt Sveinsson, padre del jefe del Ejecutivo de centroderecha. La ministra de Justicia Sigríður Andersen admitió además haber informado sólo a Benediktsson del caso en julio pasado.

Ahora, Reikiavik queda en minoría luego que la coalición de centroderecha llegara al poder en enero como resultado de unas elecciones adelantadas por otro escándalo que afectó al anterior primer ministro Sigmundur David Gunnlaugsson, de los liberales del Partido Progresista (Framsóknarflokkurinn). Conservadores, europeístas, centristas y liberales cerraron un acuerdo de Gobierno tras dos meses de negociaciones y cuatro intentos que involucraron distintas opciones. La coalición controlaba 32 de los 63 escaños del Parlamento, cuatro de ellos de BF. Según fuentes de BF, «era algo con lo que no podríamos haber seguido, ya que va totalmente contra nuestros principios. La corrupción y la deshonestidad han sido increíbles», han remachado agregando que «fue la gota que colmó el vaso. No va como nuestro espíritu, y todo el mundo estuvo de acuerdo en que este era el fin».

Gunnlaugsson, por su parte, se vio obligado a dimitir tras aparecer vinculado a una empresa radicada en un paraíso fiscal en los Papeles de Panamá. Según la filtración de los Panama Papers, el dimitido primer ministro fue copropietario junto a su mujer, Anna Sigurlaug Palsdottir, de una offshore radicada en Tortola, en las Islas Vírgenes británicas. Luego de renunciar, su cargo fue asumido de forma provisional por el ministro de Agricultura y compañero de partido, Sigurdur Ingi Jóhannsson, que siguió gobernando en coalición con los conservadores.

Toda la actualidad en portada

comentarios