Michael Cohen, abogado de Trump
Michael Cohen, abogado de Trump

Mueller registra la casa del abogado de Trump que sobornó a la actriz porno

El fiscal especial de la trama rusa busca documentos sobre el pago de Michael Cohen a Stormy Daniels y conversaciones con el presidente

Trump arremete contra Mueller: «Es un ataque contra nuestro país, una desgracia y una caza de brujas»

Corresponsal en WashingtonActualizado:

El registro a cargo del FBI del despacho y la casa en Nueva York de Michael Cohen, ex abogado y hombre de confianza de Trump, irrumpió anoche en escena como un inesperado episodio más de la investigación de la llamada trama rusa. El fiscal especial habría recurrido a la orden judicial a raíz de las pesquisas abiertas por el pago de 130.000 dólares a la actriz porno Stormy Daniels, con los que el entonces letrado y miembro del equipo electoral de Trump impidió que la actriz porno relevara su relación con el candidato republicano.

Mientras se acumulaban las hipótesis sobre el objetivo último de Robert Mueller y el motivo último de la operación, Trump mostró su indignación en declaraciones públicas: «Es una desgracia y una caza de brujas, además de un ataque contra nuestro país». Y se preguntó por qué el fiscal especial no ha actuado así contra Hillary Clinton, en referencia al escándalo de los e-mails, que quedó archivado tras una larga investigación del FBI.

El affaire de la explosiva rubia con el hoy presidente estadounidense no forma parte del contenido de la trama rusa, impulsada por el fiscal especial desde mayo para probar la connivencia electoral por el Gobierno ruso, pero no es la primera vez que el fiscal especial abre nuevas vías de investigación a raíz el camino original. Meses después de que estallara el escándalo del soborno de Daniels, que enfrenta hoy en los tribunales a la actriz porno y al propio Trump en un cruce de demandas, el registro policial de ayer parece propinar un nuevo giro, aunque aún no se conoce su alcance. Hace apenas tres días, el ocupante del Despacho Oval había realizado su primera declaración formal negando que conociera el soborno a su ex amante.

La revelación del pago del dinero por parte de la entidad bancaria donde Cohen realizó el ingreso del dinero fue la espoleta que activó la investigación del FBI. Ayer, agentes especiales pudieron irrumpir en el domicilio y el despacho de Cohen después de que la habitualmente protegida relación entre abogado y cliente hubiese quebrado ante la existencia de un posible delito de fraude.

El abogado de Cohen denunció la intervención del FBI por «desproporcionada e innecesaria», antes de confirmar que el que fuera hombre de absoluta confianza de Trump ha venido colaborando las últimas semanas con los investigadores en la recopilación de miles de documentos en torno al soborno de Stormy Daniels. Algunas fuentes apuntaban a la posibilidad de que con el registro de ayer, el fiscal especial buscara otro tipo de papeles y correos electrónicos de las que hubiera formado parte también Donald Trump.