Internacional

Rebeca Grynspan: «La Cumbre será una gran ocasión de dar un apoyo a Colombia»

«Tras 25 años de reuniones, no hay nadie en este momento que quiera dinamitar las Cumbres, aunque hay países más entusiastas que otros»

Rebeca Grynspan en su despacho en Madrid
Rebeca Grynspan en su despacho en Madrid - ERNESTO AGUDO
LUIS AYLLÓN Madrid - Actualizado: Guardado en:

Rebeca Grynspan mantiene una intensa actividad estos días para preparar la XXVCumbre Iberoamericana a celebrar en Cartagena de Indias los próximos días 28 y 29.

Usted la calificó como la «Cumbre de la Paz» por el acuerdo alcanzado por el Gobierno colombiano y las FARC, pero ese acuerdo fue rechazado en plebiscito el pasado día 2...

Fue sin duda un golpe para el campo del «sí» pero es claro para los analistas que no fue un voto contra la paz sino sobre la aspectos específicos de los acuerdos. Creemos que el Premio Nobel de la Paz al presidente Santos, que rinde tributo al esfuerzo de todos los colombianos y sobre todo a las víctimas de todos estos años de conflicto armado, es también una señal alentadora a nivel internacional. Acabamos de ver cómo las partes en Colombia se han vuelto a comprometer para retomar el proceso, realizando los ajustes que reclaman quienes se opusieron al acuerdo.

¿En qué medida se puede ver afectado el desarrollo de la Cumbre?

Naturalmente afecta el contexto en que se celebrará, pues ya no será el primer encuentro internacional del postconflicto. Pero no incide en la organización del encuentro, ni en sus objetivos. Antes bien, la Cumbre se presenta como una oportunidad extraordinaria para la región de manifestar su apoyo a Colombia en este momento. El objetivo último y compartido de todos los colombianos sigue siendo la paz. Iberoamérica respalda absolutamente esa aspiración.

¿Puede haber algún pronunciamiento de la Cumbre sobre la situación en Venezuela?

Son los países los que plantean los comunicados especiales y, hasta ahora, nadie ha presentado un comunicado sobre Venezuela.

¿Teme que una coincidencia de la sesión de investidura del presidente del Gobierno en España con la fechas de la cumbre, impida la asistencia del Rey, del jefe del Ejecutivo o de ambos?

La Casa Real y el Gobierno español han sido siempre impulsores de las Cumbres y ese apoyo lo hemos sentido muy cerca, siempre presente y sólido, incluso en medio de la actual situación política. Ahora bien, las Cumbres nunca ocurren en un vacío: ciertamente puede suceder que coincidan con circunstancias que, por razones logísticas, impidan la asistencia de un Jefe de Estado o de Gobierno. Esperamos que ese no sea el caso en esta Cumbre con respecto a España y que contemos en Cartagena con la presencia del Rey y del jefe de Gobierno español. Sé que así lo querrían también las autoridades españolas.

Desde su puesto, ¿cree que la situación de bloqueo político que vive nuestro país le hace perder posiciones en América Latina?

No lo he sentido así, todavía. Las instituciones españolas siguen funcionando y seguimos teniendo interlocutores. España sigue estando presente en los actos oficiales en América Latina. Hay que observar, pero todavía no se ha producido un daño. Claro, si la situación se prolonga, no sabemos...

¿Hay un riesgo de que otros países quieran ocupar su lugar?

España tiene una relación muy especial con América Latina. Sin España no hay Iberoamérica. No creo que nadie esté pensando en ocupar ese lugar.

Los resultados de las Cumbres parecen estar por debajo de los que se esperaba cuando echaron a andar hace 25 años...

Cuando llegue a este puesto le dije a mi antecesor, Enrique Iglesias, que encontré verdaderos tesoros en cuanto a la contribución al espacio iberoamericano, en el campo cultural, en el educativo, en el de la ciencia... Solo había un defecto: eran el secreto mejor guardado de Iberoamérica. Hemos luchado para que dejara de ser así, pero hay que tener un aparato muy fuerte para dar a conocer las cosas que se han construido y muchas veces solo conocen los que participan en ellas.

¿Por ejemplo?

Mire, tenemos la plataforma de programas culturales más importantes de la región, en términos de países participantes. Por ejemplo, la aportación del programa Ibermedia, ha hecho que la producción cinematográfica de Latinoamérica sea competitiva en el ámbito internacional. El esquema de cooperación horizontal que tenemos es el más desarrollado del mundo, aunque no sea el que más dinero tiene.

¿Qué espera de la próxima Cumbre?

El tema de la cumbre es «Juventud, emprendimiento y educación» y Colombia ha planteado un Pacto por la Juventud. De lo que se trataría es de que cada país se haga responsable de uno de los 21 artículos del Pacto y que, con ese mandato, pongamos a funcionar, junto con la Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ), proyectos específicos para cumplir con esos cometidos.

El declive de los populismos en América Latina, que no eran muy partidarios de las Cumbres, ¿puede favorecer que haya un mayor interés por sus resultados?

Veremos. Si se mantiene la voluntad que hay hasta ahora, me doy por satisfecha. No hay nadie en este momento que quiera dinamitar las Cumbres, aunque hay países más entusiastas que otros.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios