El presidente ruso, Vladimir Putin, durante su reunión con el enviado especial de la Presidencia surcoreana
El presidente ruso, Vladimir Putin, durante su reunión con el enviado especial de la Presidencia surcoreana - EFE

Putin llamará por teléfono a Trump para tratar de retomar el diálogo con Kim Jong-un

Así lo ha explicado el enviado especial de la Presidencia surcoreana a Rusia, Song Young Gil, quien se ha reunido este miércoles con el mandatario ruso en Moscú

Actualizado:

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llamará por teléfono a su homólogo estadounidense, Donald Trump, para hablar con él acerca de la posibilidad de retomar el diálogo con Kim Jong-un, el líder de Corea del Norte. Así lo ha explicado el enviado especial de la Presidencia surcoreana a Rusia, Song Young Gil, quien se ha reunido este miércoles con el mandatario ruso en Moscú, según la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

El pasado mes de abril, el secretario de Estado, Rex Tillerson, y el de Defensa, James Mattis, aseguraron que la intención del Gobierno de Trump era endurecer las sanciones de Estados Unidos contra Corea del Norte para forzar a Kim a volver a las negociaciones sobre la desnuclearización de la península coreana.

«La aproximación del presidente persigue presionar a Corea del Norte para que desmantele sus programas de proliferación nuclear y misiles balísticos mediante el endurecimiento de las sanciones económicas y medidas diplomáticas (adoptadas) conjuntamente con nuestros aliados y socio regionales», indicaron.

El Gobierno de Kim ha realizado en los últimos años numerosas pruebas nucleares y con misiles balísticos a pesar de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que se lo prohíben expresamente. Por su parte, el Gobierno de Trump ha advertido de que la era de la «paciencia estratégica» ha acabado y Corea del Norte ha contestado que responderá a cualquier ataque norteamericano.

Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos. Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.