Internacional

Las purgas en el Ejército turco alcanzan a personal destinado en la OTAN

Cientos de oficiales desplegados en bases de Europa y Estados Unidos han sido despedidos

Militares turcos desfilan por las calles de Ankara
Militares turcos desfilan por las calles de Ankara - Reuters

Han pasado tres meses desde el sangriento y fallido golpe de Estado, pero las purgas alentadas por el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, no han terminado. Recientemente el Parlamento turco ha ampliado otros tres meses el estado de emergencia que permite al Ejecutivo gobernar a base de decretos. Y según una información de Reuters, las medidas afectan hasta a turcos desplegados en el extranjero, en concreto a militares destinados en cuarteles de la OTAN y Estados Unidos.

La agencia de noticias asegura haber tenido acceso a documentos clasificados en los que se pedía el retorno a Turquía de uniformados ubicados en Alemania, Bélgica, Holanda y Reino Unido. Asimismo, cita a una fuente oficial del Ejército que señala que cerca de 400 enviados turcos en la OTAN han sido despedidos.

A pesar del tiempo transcurrido desde el levantamiento militar, las noticias sobre despidos masivos siguen siendo frecuentes. La última, producida en el día de hoy, ha sido la decisión de expulsar de las Fuerzas Armadas a 109 jueces militares. Tan solo 24 horas antes, el Ministerio de Defensa había anunciado el despido de 233 uniformados más. 201 de ellos formaban parte hasta ahora de la Fuerza Aérea, considerada como una de las secciones del Ejército más implicada en el golpe, mientras que los restantes proceden de la Armada. En total, 158 tenían rango de oficial.

El Ejército turco, a menudo definido como la segunda fuerza más extensa dentro de la coalición de la OTAN, ha experimentado una significativa reducción en el número de sus efectivos tras el golpe de Estado. Según datos ofrecidos por la propia institución, en el mes de septiembre el personal militar de las Fuerzas Armadas se situaba en 355.212 personas; solo tres meses antes, en junio, esta cifra alcanzaba los 518.168 miembros. El gran descenso se debe tanto a los despidos y suspensiones temporales como a la reestructuración puesta en marcha por el Gobierno. Por ejemplo, ahora la Gendarmería y la Guardia Costera están bajo las órdenes del Ministerio del Interior.

La influencia de Gülen

Las purgas han creado amplios vacíos de poder dentro de un organismo clave para la estabilidad de Turquía y de toda la región. Según escribe el analista de seguridad Metin Gurcan en Al-Monitor, dos grupos con ideologías muy diferentes se disputan el control de la dirección de las Fuerzas Armadas turcas. Por un lado se encuentran los ultranacionalistas y seculares de marcado carácter antioccidental. Durante los años en los que los gülenistas eran los más íntimos aliados de Erdogan, este grupo fue el que más sufrió los ataques de los seguidores de Fethulla Gülen, el teólogo residente en Estados Unidos al que Ankara acusa de estar detrás del golpe. Por otro parte, están los nacionalistas, religiosos y conservadores, que comparten la visión de las bases del AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo), cofundado por Erdogan. El analista destaca que, aunque este sería el sector más cercano al actual presidente, durante los últimos años también se ha mostrado muy vulnerable a la influencia de Gülen.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios