Internacional

Las propuestas de Gobierno de Clinton y Trump

Analizamos los programas electorales de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos

DAVID SOLER - @david4soler Madrid - Actualizado: Guardado en:

Los dos candidatos a la Casa Blanca, el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton, son como el día y la noche, antagónicos en todo lo que dicen y defienden. Sin embargo, cuando uno analiza sus propuestas no sólo es el contenido lo que les diferencia, sino también la profundidad con la que se trata cada tema.

Trump sólo explica en detalle lo que le interesa, como su política exterior, de inmigración y su defensa de las armas, mientras que deja sin explicar asuntos como los derechos de los homosexuales, la educación o su política medioambiental. Clinton en cambio sí tiene un apartado para todos los temas de interés, aunque en muchos de ellos, como el medio ambiente, las armas o la política exterior, es un copia pega de las políticas de la administración Obama.

A continuación desglosamos en profundidad las políticas de Clinton y Trump en cinco grandes categorías: política monetaria; política exterior; política nacional y derechos y políticas sociales.

Además, te proponemos hacer el test ABC para comprobar quien piensa más como tu, si Clinton o Trump.

Política Monetaria

1. IMPUESTOS

En materia fiscal los candidatos republicanos difieren en los métodos y principios básicos, aunque están de acuerdo en la necesidad de cerrar los agujeros legales por los que grandes empresas consiguen pagar menos y simplificar el proceso tributario.

Clinton

La candidata demócrata pide a los millonarios que paguen más para que las familias con menos ingresos y necesidades médicas paguen menos. Así pues propone un «recargo adicional» de un 4% a los millonarios que cobren más de $5 millones al año y “alivios contributivos” a las personas con altos gastos médicos, aunque no especifica esa propuesta. Clinton también propone luchar ferozmente para cerrar los agujeros legales para las grandes empresas y simplificar el proceso para que sea más fácil para los ciudadanos pagar sus impuestos, aunque no ofrece un método claro.

Trump

El millonario quiere bajar los impuestos a todos y situar el tope del impuesto sobre la renta en un 15%. Además una de sus grandes propuestas fiscales incluye la exención de pagar el impuesto sobre la renta para aquellas personas que ganen menos de $25,000 al año, o aquellas familias que ganen menos de $50,000 al año. A la hora de asegurarse que las grandes empresas vuelvan a su país Trump les ofrece una rebaja del 10% para “repatriar” el dinero que tengan fuera de las fronteras estadounidenses. Al contrario de Clinton, Trump sí que ofrece una manera de simplificar el proceso tributario: pasar de siete tipos a cuatro, que serían del 0%, 10%, 20% y 25%.

2. ECONOMÍA Y EMPLEO

Clinton promete de un vez por todas traer las vacaciones pagadas, la igualdad salarial  e incrementar el salario mínimo. Mientras Trump se autoproclama como «el mejor presidente creador de empleo que Dios jamás haya creado» y sólo menciona cerrar todos los acuerdos internacionales cómo método para crear empleo.

Clinton

La candidata demócrata apuesta fuerte por los derechos de las trabajadores y las mujeres, ofreciendo un incremento del salario mínimo y, aunque aplaudió la propuesta de Sanders de elevarlo a $15 la hora, no propone ningún número exacto. Asegura que hará realidad las vacaciones pagadas y la igualdad salarial y promete poner en marcha la maquinaria estadounidense con una inversión de $10 en el programa «Hecho en Estados Unidos», para productos hechos en el país, y la mayor inversión en infraestructura desde los años 50.

La gran victoria de Sanders ha sido que Clinton aceptara incluir en su programa la reforma de Wall Street. Entre las propuestas se incluye imponer una tasa de riesgo en las instituciones financieras más grandes, hacer a los banqueros responsables cuando un banco sufre grandes pérdida y prohibir el uso de los fondos de cobertura (hedge funds) para la inversiones de riesgo del banco.

Trump

El multimillonario apuesta por obligar a producir en Estados Unidos y cancelar los acuerdos comerciales que tenga Estados Unidos como métodos para relanzar la economía y generar empleo. Trump ha abogado por crear empleo obligando a las empresas estadounidenses a producir dentro del país o sancionarlas gravemente si se niegan. En Pittsburgh, tradicionalmente conocida como «Ciudad del Acero» prometió poner la producción de acero en el epicentro de la producción del país. Además, promete eliminar los $19 mil billones de deuda que dice que EE.UU. tiene con su reforma fiscal.

Política Exterior

1. RELACIONES INTERNACIONALES

Clinton y Trump difieren mucho en relaciones internacionales. Aunque Trump se acerca a Rusia y Clinton a Iran, como Obama, la demócrata es partidaria de un aperturismo político del que Trump no quiere formar parte.

Clinton

Defiende la apertura a los tradicionales enemigos de Estados Unidos. Ratifica el acuerdo con Irán para el desarmamento nuclear, la apertura de relaciones con Cuba y ha tensado la cuerda con Rusia, a la que acusa de entrometerse en la carrera presidencial. A su vez defiende proseguir con el apoyo a la Unión Europea y diversos países que comienzan su democracia como, por ejemplo, Birmania.

Trump

Trump tiene poco de republicano en su visión de las relaciones internacionales. El magnate se ha acercado a Rusia, diciendo que se lleva bien con Putin y que buscará profundizar en las relaciones para un beneficio mutuo. Además Trump alentó a Rusia a encontrar los emails perdidos de Clinton tras las acusaciones de que Rusia estaría detrás de las filtraciones de emails comprometedores para el Partido Demócrata por parte de Wikileaks. Pero no sólo con Rusia, Trump también ha defendido acercar posturas con Cuba y ha dicho estar «a medio camino» entre el rechazo absoluto a cualquier contacto con el Gobierno de Castro por parte de su partido y el acuerdo alcanzado por la administración Obama, el cual ha criticado. La única línea de su partido a la que se adscribe fielmente es su rechazo al acuerdo con Irán y la defensa a ultranza de las relaciones con Israel.

2. TERRORISMO

En esta materia Clinton y Trump no difieren mucho y aunque el republicano haya criticado la labor de la administración Obama en la lucha antiterrorista, no ha ofrecido un plan para acabar con el terrorismo.

Clinton

La secretaria de Estado de Obama propone seguir la política que ha llevado el actual presidente estadounidense. Apoya los bombardeos de la coalición internacional en Siria para acabar con el terrorismo y la unión con las fuerzas rebeldes kurdo-árabes.

Trump

En materia terrorista es todo un republicano revolucionario. Ha criticiado la invasión de Irak promovida por Bush y ha calificado a la OTAN de «obsoleta». Se ha presentado como la persona que no quieren ver los terroristas en la Casa Blanca y ha dicho que está dispuesta a matar a familiares de terroristas.

3. COMERCIO

A pesar de que ambos critican tratados como el TPP su visión comercial es muy diferente. Trump aboga por romper todos los acuerdos internacionales si no mejoran las condiciones para su país y aunque Clinton ahora sea reacia a estos, siempre ha apoyado este tipo de acuerdos.

Clinton

En materia de comercio es donde más difiere con Obama ya que ha criticado el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) firmado en Enero con países asiáticos y se ha mostrado dispuesta a renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), aunque jamás a cancelarlo como amenaza Trump.

Trump

Amenaza con romper todo gran acuerdo comercial si no se mejoran las condiciones para su país. Ha prometido rechazar el TPP, el TTIP y ha criticado el NAFTA, del que ha prometido renegociarlo con Canadá y Mexico para proteger los trabajos de los ciudadanos estadounidense. También ha amenazado con romper cualquier acuerdo comercial con China, a la que llama «manipuladora de divisas», y sorprendentemente, frenar los subsidios a las exportaciones que el propio Gobierno chino ofrece.

Política Nacional

1. INMIGRACIÓN

Clinton y Trump son como el blanco y el negro en políticas de inmigración. Mientras que la demócrata propone integrar a todos los inmigrantes, Trump considera a los inmigrantes mexicanos como «criminales y violadores» y ha propuesto acabar con la ciudadanía de los hijos de inmigrantes.

Clinton

La demócrata urge poner en marcha una «Reforma Migratoria Integral» que allane el camino para que los inmigrantes puedan obtener la ciudadanía plena y haya una sociedad igualitaria. Propone cerrar los centros de detención familiar para inmigrantes recién llegados y que todos sean elegidos para el seguro de salud pública impulsado por la administración Obama. No sólo recibe a los inmigrantes con los brazos abiertos, sino que ofrece también ayuda federal para que aprendan inglés.

A pesar de todo Clinton también menciona que deportará a aquellos inmigrantes que supongan un riesgo para «el país y la salud pública», aunque no esclarece los términos.

Trump

«Una nación sin fronteras no es una nación». Así presenta Trump su programa que propone detener a los inmigrantes ilegales y deportar a aquellos con condenas criminales. Su gran eslogan consiste en construir un muro en la frontera sur con México que, asegura, pagarán sus vecinos del sur y amenaza con bloquear el envío de dinero de inmigrantes mexicanos a su país, que Trump cifra en $24 millones al año, si no aceptan. El candidato republicano promete triplicar el número de agentes de inmigración e incrementar las sanciones a aquellos que extiendan su estancia en el país tras finalizar su visado. Una propuesta que ha pasado desapercibida es su apoyo a que los hijos de los inmigrantes llegados a Estados Unidos no reciban la ciudadanía estadounidense como sí hacen ahora. mismo.

2. MEDIO AMBIENTE

La diferencia es clara: Clinton promete que cada hogar tenga energía limpia y renovable en 10 años y Trump ya no cree en el cambio climático, aunque sí lo hacía antes de ser candidato republicano.

Clinton

La líder demócrata ratifica los Acuerdos de París que firmó Obama y promete por lo tanto reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 30 por ciento para el 2025 (en comparación a niveles del 2005) y las emisiones del país en más de 80 por ciento antes del 2050. Pero no se detiene ahí. Va más allá y hace la valiente promesa de instalar 500 millones de paneles antes que termine su primer mandato y lograr suficiente energía limpia renovable para proveer a cada hogar en los Estados Unidos en un período de 10 años. Además, promete reducir en un tercio el consumo de petróleo y el gasto de energía en hogares, hospitales, colegios y oficinas.

Trump

En 2009 firmó junto con todos sus hijos una carta pidiendo a Obama afrontar el gran peligro que supone el cambio climático en la Convención de Cophenague. Ahora, como candidato presidencial, ha adoptado la postura del Partido Republicano de ignorar la existencia del cambio climático, al que llama «farsa» y dice que «ha sido creado por y para los chinos». Ha prometido cancelar los Acuerdos de París e incrementar la producción de carbón en EE.UU.

3. CONFLICTO RACIAL

Clinton se encuentra en el brete de defender a los policías y también a los afroamericanos de la violencia policial. Trump mientras es más claro en su apoyo a los policías y se autoproclama como el candidato de «la Ley y el Orden».

Clinton

La candidata demócrata tiene un gran apoyo entre la comunidad negra, quien ha votado en mayoría a su favor en las primarias demócratas. Tras la escalada de tensión en el último mes Clinton hizo una llamada a los estadounidenses a escuchar a los afroamericanos cuando hablan de las barreras a las que se enfrentan por su color. Ha criticado la falta de entendimiento y el gatillo fácil y se ha alineado con la línea de Obama pidiendo limitar el uso de armas e implementar chequeos para comprobar si tienen algún problema o antecedentes penales antes de comprar un arma. Además, Clinton propone reformar el «quebrado» sistema judicial para poner fin a la discriminación racial por parte de la policía.

Trump

«America está dividida» dijo el candidato republicano tras el ataque a varios policías en Dallas, se ha declarado como el candidato de «la Ley y el Orden» y ha asegurado que con él la seguridad volverá a las calles de Estados Unidos. Trump, con una amplia mayoría de votantes blancos, ha lamentado las muertes «sin sentido» de afroamericanos a manos de la policía pero defiende la labor de los agentes y culpa a Obama y Clinton por permitir la violencia bajo un liderazgo «débil». Así pues dice representar a la «mayoría silenciosa», como ya hiciera Nixon en la campaña presidencial de 1968. El candidato republicano ha criticado en numerosas ocasiones a los «matones» que traen violencia a las calles. Utilizando su lema de campaña, su consejero Roger Stone, quien ya estuviera en el equipo del expresidente Nixon, dijo que «Trump hará que nuestros barrios y calles sean seguras de nuevo».

4. EDUCACIÓN

Clinton defiende que los estudiantes no se endeuden por ir a la universidad y que los que vengan de familias con pocos ingresos paguen menos por su matrícula. Mientras Trump echa balones fuera y delega la responsabilidad a los estados para que decidan sobre la educación.

Clinton

Uno de los puntos fuertes de Sanders, no pagar matrícula en la universidad pública, ha sido adoptada a medias por Clinton. La candidata demócrata propone que no haga falta endeudarse para poder ir a la universidad pública. Hillary asegura que con ella como presidenta a partir de 2021 las familias con ingresos de $125,000 o menos no pagarán matrícula si cursan carreras de cuatro años y desde el principio del mandato familias con ingresos de $85,000 o menos no pagarán matrícula si cursan carreras de cuatro años. También apoya dar una subvención de $25 mil millones para universidades que sirven a minorías negras o hispanas. Además promete refinanciar deuda estudiantil con un interés fijo, obligar a las instituciones financieras a reducir los intereses para los créditos estudiantiles y prohibir que se saque beneficio de ellos y adoptar una moratoria inmediata de tres meses para que aquellos que tengan un préstamo con el estado federal puedan organizarse y pagar sus préstamos.

En materia escolar su propuesta más llamativa es la financiación a los colegios para impulsar la enseñanza avanzada de informática desde edades tempranas.

Trump

El candidato republicano echa balones fuera, la educación no es su punto fuerte. Dice que no confía en una educación con regulaciones a nivel federal y propone que se decida estado por estado. Así pues asegura que eliminará el estándar «Common Core», una serie de conocimientos básicos creados para evaluar a los estudiantes a nivel federal desde la Educación Infantil hasta acabar el Bachillerato. En materia de universidad Trump no abre la boca.

5. SANIDAD

La batalla por un control público o control privado. Clinton defiende el «Affordable Care Act», más conocido como Obamacare, que ofrece una sanidad pública moderada por el estado mientras que Trump promete abolirla y volver a dar la posibilidad a cualquier persona a ofrecer un seguro de salud si cumple con la ley.

Clinton

Su propuesta para la sanidad se basa en defender y ampliar la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, conocida como Obamacare, para que tanto las personas con bajos ingresos como los inmigrantes estén cubiertos. Además de esto Hillary promete «exigir costes más bajos» para los medicamentos a las farmacéuticas y duplicar la financiación para los centros de salud primaria en una década.

En materia de aborto Clinton se postula como la defensora de la mujer. Propone continuar con el también polémico Planned Parenthood, centros con financiación federal para practicar un aborto legal y seguro.

Trump

En su programa lleva la promesa de revocar el programa Obamacare en su primer día en el Despacho Oval para volver a los principios de «libre mercado». Trump asegura que permitiendo a cualquier persona que cumpla con los requisitos vender un seguro de salud. Se «bajarán los costes y subirá la satisfacción del cliente». Además, bloqueará las subvenciones de salud a los estados para, en su lugar, crear una Cuenta de Ahorro de Salud familiar en la que no pagar impuestos y que puede ser utilizada por toda la familia.

Políticas y derechos sociales

1. ARMAS

Clinton defiene un control «sensato» en la venta de armas y hacer chequeos a los que compran, además de retirar todas las armas militares del mercado. Trump defiende a muerte la Segunda Enmienda y llama a los ciudadanos a «defenderse» con sus armas personales.

Clinton

Hillary propone expandir la «Ley de Brady» que creó la obligación de hacer controles a aquellos que compran determinadas armas para ver si hay antecedentes penales federales. Además, buscará ampliar los controles para prevenir que las armas acaben en manos de abusadores y gente con enfermedades mentales. Además, propone e eliminar la protección legal a la Asociación Nacional del Rifle y revocar las licencias a aquellos distribuidores que violen la ley, además de retirar del mercado las armas militares. En materia judicial Clinton propone que sea un crimen federal el comprar una arma intencionalmente para otra persona que no tenga autorización para portar un arma.

Trump

«El derecho de la Segunda Enmienda no será infringido. Punto». Trump asegura que no puede haber un policía en cada esquina y promete protección legal para aquellos que usen sus pistolas para protegerse. En lugar de limitar el acceso a armas Trump propone castigar más severamente a los que las utilicen para cometer crímenes, a los que llevaría a prisión por 5 años sin opción a una salida prematura por buen comportamiento.

2. Derechos LGBTI

Clinton se presenta como la luchadora por los derechos de los homosexuales mientras que Trump defiende el «matrimonio tradicional» y es ambivalente con los derechos LGBTI.

Clinton

Defiende con todo los derechos de los homosexuales y promete trabajar con el Congreso para pasar una la Ley de Igualdad que proteja a los homosexuales en el trabajo, además de respaldar la decisión de Obama de legalizar el matrimonio homosexual. Clinton, que hace de sus defensa a ultranza de los derechos sociales uno de sus puntos fuertes, va más allá y dice que acabará con las «charlas de conversión» que aún existen en algunos lugares de Estados Unidos y promocionará los derechos de los homosexuales por todo el mundo. Además dice que facilitará que los y las transgéneros puedan cambiar su género oficialmente y reconocerá oficialmente a aquellos veteranos militares que fueron despedidos por su condición sexual.

Trump

Trump dice apoyar el «matrimonio tradicional» aunque ha tenido ya tres mujeres. No ha especificado su rechazo total al matrimonio homosexual, aunque sí ha llegado a decir que se consideraría «revisar» la decisión adoptada por Obama de legalizarlo. Como en todo lo que no le interesa o importa, Trump echa balones fuera. Considera que deberían ser los estados los que decidan por sí solos las leyes sobre homosexualidad. Tras criticar la ley de Carolina del Norte que obliga a una persona a usar el baño del sexo en el que ha nacido diciendo que «cada uno debería ser libre de elegir el baño que quiere», Trump rectificó por las críticas republicanas y se limitó a decir que él no tenía una opinión y que los derechos homosexuales se deben decidir a nivel estatal.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios