Dos libanesas piden en Beirut el regreso de Hariri, supuestamente retenido por los saudíes
Dos libanesas piden en Beirut el regreso de Hariri, supuestamente retenido por los saudíes - REUTERS

El primer ministro libanés dimisionario anuncia desde Riad que regresará «en dos días»

Hariri vuelve a insistir en que no está detenido por los saudíes, aunque su familia seguirá viviendo en el «reino del bien»

Actualizado:

El primer ministro libanés, Saad Hariri, anunció hoy que regresará al Líbano en dos días y que está "muy bien" en Arabia Saudí, donde se encuentra desde que dimitió del cargo el pasado día 4. En un breve mensaje en su cuenta oficial de la red social Twitter y en un tono muy informal, el político suní aseguró que volverá a Beirut en dos días y que su familia está en "su país, Arabia Saudí, el reino del bien".

"Gente! Estoy muy bien y, si Dios quiere, voy a volver en dos días, vamos a tranquilizarnos", tuiteó el primer ministro dimisionario, que el fin de semana pasado declaró a la cadena de televisión libanesa Al Mustaqbal (Futuro) que regresaría "muy pronto" para llevar a cabo los procedimientos constitucionales necesarios para formalizar su renuncia.

Por otra parte, su oficina de prensa desmintió que Hariri se haya ofrecido para mediar entre Arabia Saudí e Irán, como indicó Ali Akbar Velayati, asesor del líder supremo iraní, Ali Jameneí. Velayati señaló que "Hariri quería mediar entre Arabia Saudí e Irán" y no tenía problemas en "iniciar negociaciones", informó hoy la agencia oficial iraní IRNA. En una nota, la oficina de prensa del primer ministro aseguró que este "no propuso ninguna mediación entre un país y otro, sino que expresó a Velayati la necesidad de cesar las injerencias iraníes en el Yemen y en el reino de Arabia Saudí".

Según el comunicado, Velayati apuntó durante una reciente visita a Beirut que el diálogo sobre la crisis yemení era un buen punto para iniciar conversaciones entre Teherán y Riad, pero Hariri le dijo que resolver el conflicto en el Yemen venía "antes de cualquier diálogo".

Velayati y Hariri se reunieron en la capital libanesa antes de que este último viajara a Riad, donde anunció su dimisión de forma inesperada, lo que llevó a sospechar que había sido forzado por las autoridades saudíes a hacerlo.