El príncipe Laurent es conocido por sus escándalos
El príncipe Laurent es conocido por sus escándalos - REUTERS

El primer ministro belga propone sancionar al príncipe Laurent por una reunión en la embajada china

El príncipe habría acudido a la embajada para celebrar el 90 aniversario del Ejército Popular de Liberación

BruselasActualizado:

El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, propuso hoy a su Gobierno activar el procedimiento para aplicar una sanción «proporcional» al príncipe Laurent, el menor de los tres hijos de Alberto II, por reunirse con autoridades chinas el 19 de julio sin permiso del Ejecutivo, informó hoy «Le Soir».

Esa multa podría materializarse a través de una retención parcial de la dotación del aristócrata para el año 2017, que asciende a los 308.000 euros, según aseguró el portavoz del primer ministro, Barend Leyts, a la radiotelevisión pública VRT.

Laurent, uno de los miembros más criticados de la familia real por sus escándalos, participó en un acto celebrado en la embajada de China en Bélgica para celebrar el 90 aniversario del Ejército Popular de Liberación.

El propio Laurent publicó el pasado 29 de julio en su perfil de la red social Twitter una imagen del evento en la que aparece cortando una tarta en la sede diplomática, acompañado por militares belgas y dignatarios del gigante asiático.

Desde Palacio, precisaron que la decisión de exigir una sanción a Laurent se ha tomado con el visto bueno del rey Felipe de los belgas.

El hermano del monarca afirmó que asistió a la celebración en respuesta a una «invitación personal», si bien diarios como «La Libre Belgique» aseguraron que no solicitó la autorización del primer ministro para participar en un evento en el cual estaban presentes autoridades extranjeras, tal y como está obligado a hacer.

Tras varios incidentes similares, el propio Michel ya había amenazado con suspender o reducir al príncipe Laurent su dotación anual, para lo cual sería necesario el visto bueno del Parlamento federal, y finalmente hoy ha puesto en marcha el procedimiento para sancionar al noble.

Antes de realizar este anuncio, el mandatario belga había pedido a sus colaboradores recopilar «todos los elementos necesarios» para conocer de forma objetiva la situación, indicó «Le Soir», donde también se aseguró que Michel no ocultó su «irritación» por el suceso, según su entorno.

Representantes del partidos liberal (VLD), los regionalistas moderados (NV-A) y las juventudes Cristianodemócratas (CD&V) reclamaron este mismo lunes la reapertura del debate sobre la dotación de los príncipes belgas no herederos.