Internacional

El presidente Temer aborda la reforma de la economía tras eludir su proceso

Su escaso respaldo en el Congreso de Brasil y su baja popularidad harán difícil la tarea

El presidente de Brasil, Michel Temer, en una imagen de este miércoles
El presidente de Brasil, Michel Temer, en una imagen de este miércoles - EFE

Con su supervivencia asegurada tras una victoria clave en el Congreso, que lo salvó de ser investigado por corrupción, el presidente de Brasil, Michel Temer, ha comenzado a volcarse en la aprobación de las reformas económicas, entre ellas la del sistema de pensiones, considerada la más importante.

«A partir de ahora tenemos que olvidar la política pequeña y concentrarnos en cosas que cambien la vida de los brasileños, como la reforma de pensiones, los cambios en el sistema tributario y otras medidas que aumenten el empleo y los ingresos de las personas», dijo ayer el presidente Michel Temer. Brasil pasa por una de sus peores crisis económicas y de desempleo.

Temer fue defendido en el Parlamento con el argumento de que las reformas y la estabilidad económica son más importantes que las denuncias de soborno que pesan sobre él y su círculo de confianza. El mercado reaccionó positivamente tras la victoria presidencial, con la revalorización del real frente al dólar y el alza de la bolsa paulista, BM&FBovespa, con la expectativa de que Temer seguirá al frente del país.

La votación del miércoles, sin embargo, fue ajustada, 263 contra 227 diputados partidarios de abrir la investigación, lo que anuncia que el voto de sus reformas puede ser muy dificultoso. Un respaldo del 44% de los diputados, conseguido al coste de promesas y fondos presupuestarios, dan margen para imaginar que las reformar que necesiten de dos tercios del Congreso requerirán arduas negociaciones para ser aprobadas. Los congresistas están atentos a la baja aprobación de Temer, que tiene sólo un 5% de apoyo en las encuestas, peor índice incluso que el de su antecesora Dilma Rousseff, destituida hace un año.

«Estamos ante un Gobierno de base frágil y con muy escaso apoyo para hacer andar las reformas. El costo unitario del apoyo de cada parlamentario será cada vez mayor y dejará al Gobierno cada vez más dependiente», dijo el politólogo Geraldo Tadeu Monteiro.

Toda la actualidad en portada

comentarios