Rhyhiem Ainsworth Barton, el joven de 17 años asesinado la pasada semana en Londres
Rhyhiem Ainsworth Barton, el joven de 17 años asesinado la pasada semana en Londres - AFP

Preocupación en Londres por el aumento de altercados violentos

Dos adolescentes de 13 y 15 años resultaron heridos por varios disparos este domingo a plena luz del día en la capital británica

Actualizado:

Dos adolescentes de 13 y 15 años resultaron heridos por varios disparos este domingo a plena luz del día en Londres, cuidad que se enfrenta a un aumento sensible del número de muertes y de agresiones, según ha afirmado la Policía.

Los dos adolescentes fueron encontrados por agentes de policía poco después de haber sido heridos por disparos en lugares diferentes de la comuna de Harrow, en el noroeste de Londres. Ambos sufrieron heridas en la cabeza, pero ninguno está en peligro de muerte, precisó la Policía. Los agentes intentan establecer si los incidentes están relacionados.

Los ataques con arma de fuego o arma blanca se han agravado desde el comienzo del año en la capital británica. En el primer trimestre de 2018, Scotland Yard abrió 45 investigaciones por asesinato, dos veces más que en el mismo periodo del año anterior.

Un documento del Ministerio del Interior, publicado en abril por el diario «The Guardian», señala que la política de reducción de efectivos policiales llevada a cabo desde 2010 por el gobierno conservador ha «probablemente contribuido» a la subida del número de ataques.

Este aumento del número de homicidios acaparó la atención del presidente estadounidense Donald Trump, que se refirió a la situción en un discurso este viernes ante la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), el poderoso lobby americano a favor de las armas. Entre otras cosas, afirmó que «un hospital antaño prestigioso» de Londres se parecía a una «zona de guerra» por el número de agresiones.

Antes, durante la misma semana, un adolescente de 17 años fue asesinado por arma de fuego en Southwark, en el sur de Londres. Su madre precisó que la víctima, Rhyhiem Ainsworth Barton, no formaba parte de una banda, y que quería convertirse en arquitecto. Además, un «gran altercado» entre dos grupos de hombres en Hackney, en el este de la ciudad, provocó un ataque con ácido, según la Policía.