Internacional

Un atentado en los Campos Elíseos conmociona la campaña electoral

Un policía y un terrorista muertos, y otro agente y un transeúnte heridos en un ataque reivindicado por Daesh a dos días de las presidenciales en Francia

Imagen de los Campos Elíseos tras el suceso
Imagen de los Campos Elíseos tras el suceso - Twitter: @arthurberdah

El tiroteo que ensangrentó los Campos Elíseos, a las nueve de la tarde de ayer, a la altura de la estación de metro Franklin Roosevelt, fue reivindicado tres horas más tarde por Daesh y da un vuelco imprevisible a la primera vuelta de la elección presidencial, el próximo domingo.

Apenas veinte minutos antes de que Daesh colgase su reivindicación en sus páginas web habituales, el presidente, François Hollande, había hecho esta declaración solemne a los franceses: «Debemos tomar conciencia de que nuestras fuerzas del orden están expuestas a graves riesgos. Confirmo ante la nación que todos nuestros compromisos serán respetados. Todo debe ser hecho para que policías, gendarmes y militares puedan ejercer su misión. Nuestros compatriotas deben ser protegidos. Y lo serán».

En vísperas de la primera vuelta de la inminente elección presidencial, crucial para Francia por lo incierto del resultado, Hollande terminó su breve y melancólica alocución ante las puertas del Elíseo, mal iluminadas para la ocasión, advirtiendo de que la opinión pública y los candidatos deben ser conscientes de la necesidad de mantener una «vigilancia absoluta».

Los candidatos reaccionan

Antes de que Hollande dirigiese su taciturno mensaje a la nación, Marine Le Pen, candidata de extrema derecha a la Presidencia de la República, había denunciado la «dejadez» del Estado ante las amenazas terroristas. Y François Fillon, candidato conservador, había reclamado la creación de una gran coalición mundial antiterrorista, por estas razones: «Son de temer otros atentados. La lucha contra el terrorismo es la prioridad absoluta del futuro presidente. Necesitamos crear una gran coalición mundial contra el terrorismo. Hay que aliarse con Rusia y con Irán para combatir el terrorismo. Al mismo tiempo, debemos luchar contra el yihadismo que prolifera en la religión musulmana. También debemos prohibir e impedir la vuelta a Francia de los franceses que se enrolaron en las filas de Daesh».

Casi simultáneamente, Emmanuel Macron, candidato social reformista, hacía esta declaración: «Todas nuestras entrevistas electorales tienen algo de irrisorio y parecen muy alejadas de la realidad cuando, en estos mismos momentos, las fuerzas de seguridad del Estado se están jugando la vida, en los Campos Elíseos».

Las reacciones de Hollande, Fillon, Macron y Le Pen, las primeras y más solemnes, daban al tiroteo de horas antes una dimensión política excepcional… Daesh había decidido tomar protagonismo en las elecciones presidenciales de Francia -uno de sus objetivos preferentes entre los países occidentales-, y lo había conseguido.

Todo sucedió de manera rapidísma e imposible de prever, como lo son casi siempre los atentados. Poco después de las nueve de la tarde, varios testigos comunicaron a la emisora de radio RTL, muy próxima a la estación de metro Franklin D. Roosevelt, que habían sido testigos de un tiroteo entre policías y «particulares». En cuestión de segundos, un policía había sido asesinado a tiros y otro herido gravemente, así como un transeúnte que tuvo la mala suerte de hallarse en ese lugar y en ese momento. Otra patrulla mató a tiros al agresor, que estaba fichado desde hacía años y había sido liberado «por falta de pruebas». Fuentes policiales afirmaron que entró en tren desde Bélgica y que se buscaba a otro terrorista que habría participado.

Despliegue inmediato

Las fuerzas de seguridad del Estado, Gendarmería y unidades de elite antiterrorista tomaron y acordonaron los Campos Elíseos con extrema rapidez, entre la mencionada estación de metro y la plaza del Arco del Triunfo, con un despliegue tan excepcional como espectacular. La embajada de España se encuentra en el corazón de la zona acordonada, a menos de un kilómetro donde se produjo el tiroteo.

A la misma hora del atentado, los once candidatos a la Presidencia protagonizaban un gran debate en France Télévisions, la primera cadena. Y, paradójicamente, cuando la gran avenida nacional estaba tomada por las fuerzas de seguridad y Francia volvía a ser presa del miedo, los responsables de la emisión decidieron continuar con sus entrevistas con los once candidatos, sin cortar para dar paso directo al atentado. La explicación fue que «no debíamos perder los nervios y dejarnos llevar por el pánico», cuando los Campos Elíseos estaban tomados por las fuerzas de seguridad.

En el Elíseo, por su parte, François Hollande convocó una célula de crisis, reuniéndose con su primer ministro, Bertrand Cazeneuve, y su titular de Interior, Matthias Fekl. El presidente reunirá un Consejo de Defensa Nacional, con la participación de los ministros de Asuntos Exteriores y Defensa.

A 48 horas cortas del voto de la primera vuelta presidencial, el tiroteo de los Campos Elíseos es un aldabonazo inquietante. Agravando la incertidumbre. Hasta ayer, se temía una abstención histórica próxima al 30 %. ¿A quién beneficiará este atentado terrorista?

Le Pen era la favorita de los sondeos, desde hace años. Hasta ayer, su candidatura parecía estancada y crecía la intención de voto para Emmanuel Macron (centro) y François Fillon (derecha). La incertidumbre se acentúa con este atentado, que en cierta forma recuerda al 11-M de Madrid, cuando la ciudadanía se dirigía a las urnas...

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios