Peña Nieto y Tillerson se saludan en el momento de su encuentro
Peña Nieto y Tillerson se saludan en el momento de su encuentro - AFP

Estados Unidos y México quieren una solución pacífica en Venezuela

Enrique Peña Nieto quiere un diálogo «respetuoso» con el país norteamericano y acercar posturas

Corresponal en MéxicoActualizado:

Venezuela fue protagonista ayer de la agenda del secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, en su visita oficial a México. En una comparecencia conjunta con el canciller mexicano, Luis Videgaray, ambos incidieron en la necesidad de buscar una «solución pacífica» para Venezuela. Videgaray aseguró que México no puede «permanecer indiferente ante el deterioro sistemático de la situación en Venezuela» y que nunca respaldaría una opción «que implique el uso de la violencia interna o externa». Por su parte, Tillerson, en respuesta a una pregunta sobre si EE.UU. apoyaría una intervención militar en Venezuela, destacó que lo que debe hacer el presidente venezolano, Nicolás Maduro, es respetar la Constitución: «Nos gustaría una transición pacífica. Si Maduro volviera a respetar la Constitución, restableciera la Asamblea y desarticulase la Asamblea ilegítima y llamase a elecciones podría ser un candidato más», recalcó el secretario de Estado norteamericano.

Poco después, Tillersón se reunía con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, acordando fortalecer una relación que no pasa por su mejor momento debido a la línea dura que ha marcado la primera potencia en dos asuntos clave: la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el polémico muro fronterizo que Trump está empeñado en construir y que México pague. Peña Nieto enfatizó su compromiso a mantener un diálogo «respetuoso» con EE.UU. en todos los puntos estratégicos. A través de un comunicado, el presidente mexicano hizo hincapié en su voluntad de cooperar con la administración Trump, siempre que este no comience de nuevo a faltar el respeto a su país. Sin embargo, unas pocas horas antes, el propio Donald Trump recalcó en Washington que quiere construir «un muro real», no «un muro pequeño» en la frontera.

La visita de Tillerson se produce en medio de las complejas negociaciones con Canadá y México para salvar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), un importante acuerdo comercial del que EE.UU. ya ha amenazado con salirse de la mesa de renegociación. El objetivo de la administración Trump es imponer condiciones más beneficiosas para EE.UU., algo a los que los otros socios comerciales se oponen.