Erna Solberg, reelegida primera ministra, eherciendo su derecho al voto
Erna Solberg, reelegida primera ministra, eherciendo su derecho al voto - EFE

El partido conservador repite legislatura en Noruega

Solberg y los partidos afines lograrían 89 escaños, superando los 85 parlamentarios de mayoría absoluta en el Parlamento

BERLÍNActualizado:

Con el 95% de los votos escrutados, el bloque conservador del Gobierno noruego repite legislatura, un hecho inédito desde hace 30 años. A pesar que los partidos rojiverdes en la oposición –los laboristas del Ap, Los Verdes, los socialistas de Izquierda y los centristas del Sp– han obtenido 7000 votos más que la coalición de Gobierno, la madrugada de este martes, el sistema electoral de Noruega ha dado la victoria a la primera ministra Erna Solberg, con 89 escaños contra 80 en el Storting –el Parlamento unicameral noruego–.

Solberg, de las filas conservadoras de Høyre, gobierna en minoría con los ultraderechistas euroescépticos del FrP –el primer partido xenófobo gobernante en Europa– con apoyos puntuales de los democristianos euroescéticos del KrF y los liberales de Venstre.

«Esta elección es una gran decepción para el partido laborista» ha dicho el millonario candidato a primer ministro Jonas Gahr Støre (Ap) a pesar que los laboristas se mantienen como el partido más votado desde 1927. Støre pretendía gobernar con el bloque de partidos rojiverdes como lo hizo el antecesor de Solberg entre 2005 y 2013, el actual secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg.

No serán unas negociaciones sencillas para Solberg ya que los cuatro partidos se han enfrentado de frente en temas medioambientales o acerca de las migraciones, en gran parte debido a la retórica xenófoba de la ministra de Inmigración Sylvi Listhaug (FrP).

Con la crisis económica y de refugiados, la caída del precio del petróleo –Noruega es el principal productor de petróleo de Europa occidental– y la matanza de Anders Breivik en julio de 2011 como telón de fondo de la recuperación económica del país escandinavo, el bloque de Gobierno vuelve a Gobernar con casi la mitad de los votos (1.408.592 del 95,1% escrutado).

3,7 millones de ciudadanos noruegos fueron llamados ayer a elegir a los 169 diputados que componen el Storting en unas elecciones muy ajustadas en el que el gran perdedor ha sido el Ap, con su peor resultado desde 1924.

El panorama político noruego sufrió un importante cambio como consecuencia de las elecciones legislativas de 2013: aunque los laboristas siguieron siendo los más votados con 31% y 55 escaños en el Storting, perdieron un importante número de apoyos y sus socios en el Gobierno de coalición que dirigía el país desde 2005 obtuvieron unos resultados mediocres.

El pasado lunes, la agrupación rojiverde repuntó ligeramente pero el Ap se desplomó perdiendo 3,4% de votos en comparación a 2013. La fuerza política que más ha crecido ha sido el Sp, de corte centrista pro descentralización y euroescéptico.