El exministro de Finanzas Pravin Gordhan (c) asiste a la moción de censura contra el presidente Jacob Zuma
El exministro de Finanzas Pravin Gordhan (c) asiste a la moción de censura contra el presidente Jacob Zuma - EFE

Zuma sobrevive a la séptima moción de confianza en ocho años

Una treintena de diputados de ANC votaron a favor de apartar a su actual líder en una votación secreta

JohannesburgoActualizado:

A la séptima no va la vencida. Al menos para el presidente sudáfricano Jacob Zuma, en el poder desde 2009. El máximo mandatario ha sobrevivido, una vez más, a una moción de confianza celebrada en el Parlamento esta misma tarde.

Es la séptima vez en sus ocho años de mandato que Zuma, de 75 años, es sometido a una moción de confianza, pero ésta es la primera que se ha celebrado con votación secreta. Tras un debate de dos horas y un largo proceso de decisión, 198 diputados votaron en contra de la propuesta de la Alianza Democrática para apartar a Zuma del ejecutivo, mientras que 177 votaron a favor y hubo 9 abstenciones. Una treintena de diputados de su propio partido, ANC (Congreso Nacional Africano), votaron a favor de echar a su líder. Sin embargo, se necesitaba una mayoría simple (201 votos) para desvincularle del poder.

La reestructuración de su gabinete en marzo, sus numerosos escándalos, las más de 200 causas que tiene abiertas por temas de corrupción y la maltrecha economía sudafricana, son los principales motivos por los cuales se ha presentado dicha moción.

El fracaso de ésta, presentada por el líder de la oposición, Mmusi Maimane de Alianza Democrática (AD), fortalecerá la posición de Zuma en el partido, que en diciembre deberá elegir a su máximo representante para las próximas elecciones generales de 2019. Los dos candidatos más fuertes son el vicepresidente Cyril Ramaphosa y la exmujer del actual presidente Nkosazana Dlamini-Zuma. La ANC, que lideró la lucha contra el Apartheid, lleva en el poder des de las primeras elecciones democráticas en 1994.

En los últimos días se han sucedido numerosas marchas bajo el lema «Zuma must go» en contra del presidente en las principales ciudades de Sudáfrica. La confianza de la ciudadanía para con el máximo mandatario del país está rota y el nivel de crispación ha ido en aumento en el último año.