Pampliega celebra con la portada de ABC los dos años de su liberación de Al Qaida en Siria

Junto con los también periodistas freelances Ángel Sastre y José Manuel López, Pampliega estuvo secuestrado 299 días en zona de conflicto

Actualizado:

Antonio Pampliega (Madrid, 1982) estuvo secuestrado 299 días por Al Qaida en Siria junto a otros dos periodistas españoles, Ángel Sastre y José Manuel López. Desde el 12 de julio de 2015 el 7 de mayo de 2016 se perdió la pista de los tres informadores «freelance» que habían cruzado a territorio sirio para informar de la situación en Alepo, la segunda ciudad del país, que permanecía partida en dos desde el verano de 2012.

«¡Feliz, feliz no cumpleaños! El 7 de mayo de 2016 volví a nacer. Bueno, yo y mis dos compañeros. Después de 299 días recuperé lo más preciado que tiene un ser humano, la libertad. Hoy, dos años después, celebro ese día. Pero no sólo ese día, sino la vida, en general... Con sus proyectos, sus sueños, sus alegrías, sus decepciones», así lo ha celebrado el periodista madrileño en su cuenta de Instagram junto con una fotografía de la portada de ABC con el titular de «Liberados».

Cuando se cumplen dos años del regreso de Pampliega a España, poco se sabe de las negociaciones y no se ha confirmado por el momento el pago de un rescate. Según un medio turco cercano al Gobierno de Erdogan, España pagó 10 millones de euros -de los 25 que pedían inicialmente- por la liberación de sus tres reporteros. El ex ministro de Exteriores Garcia-Margallo dijo no tener constancia de este hecho. Con mucha ilusión e ímpetu y pocos medios, en julio de 2015, Pampliega acudía a Siria por duodécima vez desde que estalló la guerra.

«Me equivoqué en ese viaje a Siria; para mí valía más un reportaje que mi seguridad», dijo Pampliega en entrevista con ABC por la publicación de «En la oscuridad», sus memorias del cautiverio en las que relata los meses que estuvo retenido por los yihadistas: de julio a octubre de 2015 junto a los otros dos españoles, Ángel Sastre y José Manuel López, y los siete últimos en solitario. Sus captores le grabaron dos veces para vídeos propagandísticos del Frente al Nusra en Siria, pero sin apenas repercusión. Lo primero que pensó Pampliega fue que se trataban de milicianos de Estado Islámico, pero en Idlib, la provincia siria en la que se encontraban, era territorio Al Qaida.